En diciembre de 2019, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través de Bancóldex, lanzó una línea de crédito con recursos por $40.000 millones, dirigidos a las Mipymes de todo el país del sector turismo, para atender las necesidades de financiación e impulsar su crecimiento y competitividad.

El producto ha tenido buena acogida en el sector, toda vez que se han desembolsado más de $10.000 millones para alrededor de 30 proyectos relacionados con el turismo.

Al 19 de febrero de 2020, se ha logrado una ejecución de recursos del 25%, lo que para el Gobierno es positivo, ya que se superaron las expectativas para una línea que apenas tiene dos meses de haber sido lanzada.

En promedio, se han entregado créditos por valor de $330 millones por empresa, impactando de manera significativa principalmente a las pequeñas.

Este capital ha sido distribuido así: 50% en actividades de servicios administrativos y de apoyo; 33% en las de alojamiento y servicios de comida; 14% en las que tienen que ver con transporte y almacenamiento. El 3% restante se ha dirigido a otras actividades económicas. Las ciudades y departamentos donde más ha sido utilizada la línea son Bogotá, Valle del Cauca, Caldas y Magdalena.

“Nos satisface saber que los empresarios del sector turismo están haciendo uso de la línea de crédito y que haya tenido tanta receptividad. Para el Gobierno es importante que se estén usando los recursos para apoyar los diferentes proyectos”, aseguró el viceministro de Turismo, Julián Guerrero Orozco.

En su opinión, con este insumo dicho segmento empresarial se pone al día en tecnología y a la vez fortalece la calidad de los servicios que prestan en cada una de las regiones.

“Invitamos a que más empresarios de diferentes partes del país sigan utilizando este producto y así haya una mayor impulso a la competitividad y productividad de las empresas”, aseguró Guerrero Orozco.

La línea de crédito ofrece un monto máximo por empresa de $1.500 millones, con un plazo de hasta tres años para capital de trabajo y hasta cuatro años para modernización. Para el pago del crédito adquirido, los empresarios tendrán un periodo de gracia de hasta seis meses.

Los recursos podrán ser utilizados para la financiación de capital de trabajo, nuevas tecnologías, innovación e inversión en prácticas empresariales sostenibles.

En anteriores oportunidades, esta misma línea dejó resultados positivos para el sector. Del total de recursos otorgados, el 45% fue a pequeñas empresas y el 38% a medianas. Además, más de 400 compañías utilizaron esos recursos.