Johnson & Johnson Medical Devices lanza “Mi Salud No Puede Esperar”, una campaña educativa para que los pacientes vuelvan a priorizar su salud y obtengan la información necesaria que les permita acceder al cuidado de la salud con confianza.

Producto de la pandemia, un 70% de los latinoamericanos dicen que ellos o alguien en su familia ha retrasado o cancelado sus servicios de atención médica debido al COVID-191. Según una reciente encuesta de Johnson & Johnson Medical Devices en Latinoamérica, realizada por Ipsos, Colombia registra una preocupante cifra: el 77% de las personas encuestadas reconocen haber postergado su salud en pandemia1.

Expertos alertan que esto podría afectar negativamente la salud de los pacientes a largo plazo, y frente a este escenario, Johnson & Johnson Medical Devices presenta la campaña de concientización “Mi Salud No Puede Esperar”. “Los retrasos en la atención médica podrían traer grandes consecuencias para la salud que durarán aún más que la pandemia, y por eso es prioritario apoyar a los pacientes y profesionales de la salud durante estos momentos” comentó María Julieta Castañeda, vicepresidente de Johnson & Johnson Medical Devices para el Cluster Norte. “Estamos comprometidos con ayudar a los pacientes a sentirse más seguros para que vuelvan a dar prioridad a su propia salud y puedan reanudar la atención médica”, aseguró.

Con la campaña “Mi Salud No Puede Esperar”, la compañía pionera en el campo de los dispositivos médicos y en la reinvención de la atención médica, también pretende que los pacientes obtengan la información necesaria que les permita acceder al cuidado de la salud con confianza.

De acuerdo con la encuesta, la mayoría de los colombianos declaró que su salud se mantuvo igual (64%), mientras que el 26% reportó que empeoró en este contexto sanitario1. En este sentido, la principal preocupación que se enfrenta en el país a la hora de retomar sus atenciones es exponerse al COVID-19 durante la cirugía o procedimiento médico (65%), o bien durante el postoperatorio (52%)1.

“Al ser la compañía de salud más grande del mundo, estamos comprometidos a ayudar a las personas a llevar una vida más saludable, lo que significa recibir la atención que necesitan y cuando la necesitan”, expresó Luly de Samper, vicepresidente internacional, Johnson & Johnson Medical Devices. “A través de ‘Mi Salud No Puede Esperar’, esperamos proporcionar recursos clave a los pacientes y a los profesionales de la salud para ayudar a mantenerse conectados y priorizar su atención médica durante esta pandemia y en el futuro”.