Con una inversión cercana a los $10.000 millones, Enel-Codensa ejecutó un plan de modernización sobre la infraestructura de distribución de energía en la localidad de Suba, en Bogotá, que beneficia a 20 barrios donde se ubican cerca de 120.000 clientes que representan un número aproximado de 480.000 usuarios.

De acuerdo con el gerente general de Enel-Codensa, Francesco Bertoli, “el propósito de la Compañía es ofrecer mayor confiabilidad y calidad en el servicio, ampliar la capacidad de la red para suplir la creciente demanda, disminuir las fallas y suspensiones del servicio, mejorar los tiempos de restablecimiento en caso de emergencias, y modernizar la infraestructura eléctrica que se requiere”.

La intervención en las redes, la más importante en los últimos cinco años en esta Localidad, se llevó a cabo a través de trabajos en línea energizada buscando disminuir la cantidad de cortes de energía y, otros se programaron a través de maniobras nocturnas con el objetivo de minimizar el impacto de las intervenciones sobre los clientes.

Entre las labores desarrolladas, se destacan la construcción de un nuevo circuito llamado Universal y de 10 suplencias, la renovación de 19 subestaciones de media y baja tensión, la instalación de 5.200 metros de red nueva, la recuperación de 40 equipos de telecontrol, la restauración de más de 5.700 luminarias del alumbrado público, el cambio de 34 transformadores y la realización de más de 4.000 podas para evitar el contacto de los árboles con la red y de esta forma disminuir el número de fallas.

“El proceso de modernización que se llevó a cabo en la localidad de Suba da cuenta del compromiso y trabajo de la Compañía en la modernización, ampliación y mantenimiento de la infraestructura eléctrica en las diferentes zonas de la ciudad”, concluyó Franceso Bertoli.