Enel-Codensa y Enel-Emgesa le han apostado al desarrollo del sector eléctrico durante 23 años de operación y se siguen transformando para enfrentar los retos de la transición energética en Colombia. El trabajo de las Compañías durante los próximos años, estará enmarcado en la generación, distribución y comercialización sostenible de energía, la transformación digital y el foco en el cliente para seguir impulsando el desarrollo y crecimiento del país.

Desde 1997, las compañías de Enel en Colombia han crecido, han generado desarrollo económico y social, y han beneficiado a las comunidades de las áreas de influencia, así como a sus trabajadores. Los aportes de las dos compañías han contribuido al liderazgo del sector eléctrico. Enel-Emgesa genera el 21,4% de la energía del País y Enel-Codensa, cubre el 23% del mercado de distribución, prestando el servicio a más de 3’500.000 clientes en Bogotá y Cundinamarca.

Respecto a las inversiones y los aportes al País por parte de las dos Compañías, las cifras son representativas. Además de los 13,2 billones de pesos destinados a la operación y modernización de su infraestructura, también se han pagado impuestos de renta por 11,5 billones y se han realizado transferencias por más de 1 billón de pesos destinadas a proteger el medioambiente y a mejorar las cuencas hidrográficas a nivel nacional.

Durante su recorrido, las Empresas también se han preocupado por sus colaboradores y han trabajado por promover el equilibrio entre la vida personal y laboral. Por eso, han sido reconocidas como pioneras en crear una Política de Calidad de Vida en el sector eléctrico y fueron las primeras en recibir la Certificación Sello de Oro otorgada por el Ministerio de Trabajo con el respaldo de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer y el apoyo técnico del PNUD.

“Hemos trabajado a lo largo de 23 años por el sector y el país, lo que nos llena de orgullo. Nuestros esfuerzos han estado enfocados en aportar a la confiabilidad del sistema eléctrico de Colombia, prestar un servicio de calidad, evolucionar la atención de nuestros clientes para responder mejor a sus necesidades, desarrollar políticas de equidad y calidad de vida para nuestros trabajadores, desarrollar nuestras labores de forma segura y ser jugadores clave en el proceso de transición energética que vive el país “, aseguró Lucio Rubio Díaz, director general de Enel en Colombia.

Operación sostenible y responsable

Durante estos 23 años, Enel-Codensa ha realizado trabajos de mejoramiento y modernización de la red de distribución de energía con lo que se han mejorado los indicadores de calidad del servicio, hasta llegar a tener hoy, uno de los mejores del país. Y, por su parte, Enel-Emgesa ha modernizado y digitalizado sus centrales, así como ha crecido su parque generador con la construcción y puesta en operación de la Central Hidroeléctrica El Quimbo (400 MW), considerada como uno de los proyectos de generación de energía renovable (hidráulica) más grandes en los últimos tiempos de Colombia.