Esta temporada navideña estará determinada por los cambios en la experiencia del comprador como resultado de la pandemia de COVID-19. Encabezando la lista de tendencias fundamentales de compras navideñas se encuentra una explosión en las ventas de comercio electrónico; un comienzo temprano de una temporada de compras más larga para reducir las multitudes; mayor uso de camionetas en las carreteras; y protocolos de seguridad mejorados en ubicaciones físicas, según un nuevo informe de CBRE.

“La pandemia y las diferentes medidas restrictivas asociadas a movilidad han acelerado significativamente el crecimiento del comercio electrónico. En Colombia el crecimiento anual de las ventas digitales se ubica por encima del 40%; para la temporada de navidad y fin de año se espera que dicho crecimiento pueda ser aún mayor, como respuesta a las estrategias comerciales y de marketing implementadas por los comerciantes, a fin de fortalecer el canal online y la necesidad de autocuidado de las familias”, señaló Jimena Rico, Directora de Investigación de CBRE Colombia.

La “Guía anual de tendencias navideñas de CBRE” destaca las tendencias tanto en el comercio minorista como en las compras de los consumidores, así como el impacto de esos cambios en el mercado minorista de bienes raíces comerciales.

“El comercio minorista no se ha enfrentado con nada parecido a los desafíos que enfrenta este año y la temporada de venta al por menor de navidad se verá afectada a medida que los minoristas se adapten a los comportamientos de compra cambiantes”, Dijo Luis Llaca, Vicepresidente de Retail para Latinoamérica de CBRE. »

Explosión de comercio electrónico

CBRE prevé que las ventas de comercio electrónico crezcan a una tasa de crecimiento récord de más del 40% en noviembre y diciembre. Esto es superior al récord anterior de crecimiento vacacional del 14%, establecido en 2019.

Con este crecimiento en las ventas de comercio electrónico, uno de los mayores cambios tanto para los minoristas como para los consumidores en 2020 será el aumento de los recargos de los transportadores y el aumento de los costos de entrega durante la temporada alta. Si los consumidores no adelantan sus compras navideñas, es probable que se enfrenten a un aumento en los precios de envío y retraso en la entrega en el último momento, además de la disponibilidad limitada de inventario.