Debido al aislamiento obligatorio generado como mecanismo de prevención para evitar la expansión del Covid-19 en el país, resulta valioso destacar cómo las mujeres colombianas han demostrado tener una gran cultura de ahorro, y ser un pilar fundamental al interior de los hogares, en momentos de coyuntura como el que estamos viviendo actualmente.

Elsa Patricia Manrique, Vicepresidenta de Estrategia y Desarrollo del Banco Caja Social, señaló “En los datos de nuestros clientes, se evidencia una mayor propensión de las mujeres al ahorro: sus saldos promedio en cuentas son superiores en más del 10% al de los hombres, y en el caso de las cuentas de ahorro programado, son superiores en cerca del 40%. Igualmente, el porcentaje de mujeres con Certificados de Depósito a Término es del 9%, mientras que en los hombres es del 4%.

Este hecho es fundamental a la hora de evaluar el bienestar financiero de los hogares, pues las diferencias en promedio fueron mayores en función del comportamiento de ahorro, que del comportamiento de endeudamiento. Este hallazgo sugiere que no tener o no usar productos formales para ahorrar puede ser más perjudicial para el bienestar financiero que no tener acceso al crédito formal”.

El Banco Amigo, reconociendo que las mujeres son organizadas en el manejo del dinero y más dadas a fomentar el ahorro en el hogar, brinda algunas recomendaciones para que, a pesar de la complejidad actual, sigan contribuyendo al bienestar financiero de sus familias a través de la administración adecuada los recursos, con el objetivo de ahorrar para enfrentar las contingencias que se puedan presentar, y como palanca del progreso:

ü  No retire la totalidad de sus ingresos; evite gastos innecesarios y aproveche que está en casa para ahorrar.

ü  Autocontrol, sea precavida y al momento de ir al supermercado para abastecerse realice una lista de lo que realmente necesita, con eso no comprará de más y gastará responsablemente.

ü  Destine una cuota mínima fija de ahorro apenas se registre el ingreso; no lo deje para el final, es mejor que la primera opción de ‘gasto’ sea guardar un porcentaje de sus ingresos. Si no tiene un plan de ahorro programado, piense en adquirir uno. Ya hay ofertas digitales en el mercado para que no tenga que salir de casa.

ü  Utilice productos como las tarjetas débito. Muchos establecimientos comerciales recomiendan esta forma de pago, para evitar salir de casa y el contagio del Covid-19 por la circulación de dinero en efectivo.

ü  Si la situación actual ha descuadrado las finanzas del hogar, utilice sus ahorros, pero comprométase a reemplazarlos tan pronto pueda.

ü  Acuda al crédito sólo en caso de extrema necesidad. No contar con recursos para atender las obligaciones crediticias en el futuro puede generar exclusión financiera y muchos dolores de cabeza.