Con base en el escenario macroeconómico actual, caracterizado por incertidumbre en los mercados financieros globales, volatilidad en los precios del petróleo y presiones alcistas sobre el dólar, la Asociación Bancaria de Colombia considera pertinente señalar:

Ø Que la coyuntura actual, caracterizada por i) una demanda global deprimida por los efectos del denominado Covid-19, II) desplome en los precios internacionales del petróleo y iii) presiones cambiarias alcistas, imprime grandes desafíos para nuestra economía y pone en aprietos las metas fiscales en el corto y mediano plazo.

Ø Sin embargo, la economía colombiana se ha distinguido por su resiliencia frente a escenarios internacionales adversos y esta vez esperamos que no sea la excepción. La fortaleza de la demanda interna y la política monetaria expansiva permitirán compensar en alguna medida los riesgos externos a los que nos exponemos con esta coyuntura.

Ø Asobancaria ratifica el llamado que realiza el Ministerio de Hacienda, el Banco de la República y la Superintendencia Financiera, considerando que la solidez y estabilidad que caracteriza nuestro sistema financiero es un cimiento fundamental para la economía frente al escenario actual de volatilidad e incertidumbre.

Ø El trabajo conjunto entre las autoridades y el mercado ha permitido que hoy en día las entidades mantengan robustos sistemas de administración de riesgos y continúen honrando con responsabilidad la confianza que los hogares y empresas colombianas han depositado para cumplir sus objetivos de ahorro e inversión.

Ø En esta medida, los establecimientos bancarios registran una solvencia de 14,7%, superando con creces el mínimo regulatorio de 9%, lo que asegura un capital adecuado para hacer frente a la materialización de riesgos de cola; además, exhiben niveles holgados de liquidez, con activos 2,1 veces superiores a los requerimientos de fondeo.

Ø Se destaca además la tendencia de crecimiento saludable de la cartera sin comprometer la estabilidad del sistema. Se evidencia, por el contrario, una corrección sostenida en los niveles de cartera vencida, una señal desde luego positiva para el sistema. Adicionalmente, se ha logrado que los niveles de provisiones sean superiores a los préstamos en mora en todas las modalidades, lo que evidencia una cobertura total por parte de las entidades.

Ø El sector financiero ha sido y seguirá siendo un soporte primordial para la economía, y continuará demostrando su compromiso para seguir mejorando sus indicadores y responder ante una eventual fase bajista en el ciclo económico. Por lo pronto, confiamos en que las autoridades continuarán monitoreando los desarrollos recientes y los posibles impactos, e implementarán de forma asertiva y precisa estrategias que permitan dar soporte a los vientos que amenazan nuestra expansión.