Este 17 de abril se celebra el Día Mundial de la Hemofilia, una fecha elegida por la Federación Mundial de Hemofilia para generar conciencia sobre esta enfermedad que padecen alrededor de 400.000 personas en el mundo.

En Colombia, este trastorno de la coagulación de la sangre lo sufren más de 2.000 pacientes, según cifras de esta organización. Las personas con hemofilia usualmente sufren de sangrados incontrolables por heridas, a simple vista inofensivas, al igual que hemorragias internas en articulaciones, músculos y órganos que pueden causar dolores extremos e incluso resultar fatales.

Este grupo de pacientes, quienes requieren de un estricto tratamiento y control, es uno de los focos de atención frente a la situación actual del COVID-19.  Por esto, resulta importante conocer los cuidados especiales que necesitan para prevenir su contagio y eventual tratamiento en caso de adquirirlo.

“Poco conocemos del coronavirus y su rápida propagación. Lo cierto es que este virus tiende a manifestarse mucho más fuerte en personas que presentan comorbilidades”, explica la doctora Claudia Agudelo, hematóloga de la Universidad Nacional.

La experta llama la atención, además, sobre la importancia de cumplir de manera estricta los protocolos que hace la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la actual situación de pandemia. “Estas reglas sanitarias no solo aplican para el paciente. Toda su familia o compañeros de hogar deben adoptarlas para evitar contagios que pongan en riesgo la salud de ellos”, afirma Agudelo.

A continuación, la experta comparte cuidados adicionales que pacientes con hemofilia deben implementar en la situación actual:

  • No cambie o modifique el tratamiento recomendado por los médicos.
  • Compre las medicinas y dotaciones necesarias y por antelación para cumplir con la cuarentena y no salir de casa. Esta medida no significa que exista escasez del producto de tratamiento, simplemente es una alternativa que se recomienda para evitar la exposición de manera innecesaria.
  • No inicie la práctica de nuevas actividades físicas. Si tiene una rutina establecida, sígala y no haga cambios sin consultar con un experto. Los cambios de ejercicios, como pesas o similares podrían generar sangrados y obligarlo a ir a un centro médico, lo que hace exponerlo al contagio del COVID-19.