A las cero horas de este sábado 21 de marzo de 2020, los distribuidores de combustibles de todo el país deberán reducir los precios de gasolina y diésel, anunciada por el Presidente de la República, Iván Duque Márquez, tras finalizar el periodo de transición establecido para aplicar dicho ajuste.

El motivo por el que algunas estaciones de servicio no han reducido el costo de los combustibles al público se debe a que los precios autorizados por el Gobierno Nacional deben aplicarse de manera progresiva en los centros mayoristas y las estaciones de servicio, según se agote el inventario de combustibles existentes previo a la determinación de la medida, lo cual tomaría hasta un máximo de 4 días.

Las recientes disposiciones de precios aplican para las estaciones de servicio de todos los departamentos, ciudades y municipios del país. La disminución, de acuerdo con el promedio de las 13 principales ciudades, se estima en alrededor de $1.200 pesos para gasolina y $800 pesos para diésel.

Este valor puede variar en las distintas regiones, por ejemplo, en las zonas de frontera, y según el régimen de precios aplicable en los municipios donde funcionan las estaciones.

Las estaciones que no cumplan con esta medida adoptada por el Gobierno Nacional pueden verse inmersas en investigaciones y sanciones económicas por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de hasta 2.000 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV).

Los ciudadanos que, pasada la hora cero para realizar los cambios en los precios de los combustibles, consideren que la medida sigue sin cumplirse en sus ciudades o estaciones de servicio, podrán realizar la denuncia respectiva ante la SIC a través de sus canales de atención.