La vacancia en oficinas ha aumentado en prácticamente todas las zonas de Bogotá, según el Estudio de Oferta y Demanda de Camacol B&C. Además, se observa a lo largo del año un proceso de renegociación en los contratos, reduciendo los precios de arrendamientos hasta un 15%. Por su parte, el comercio es el más afectado por la pandemia por la reducción de tráfico de visitantes.

«Nuestro Estudio arrojó que los planes de expansión de las empresas en oficinas, comercio y bodegas se reducen en comparación con el 2019, siendo bodegas el menos impactado por razones asociadas a la logística del comercio digital», explicó Alejandro Callejas, gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca.

Para analizar estos y otros resultados del Estudio, durante el evento se realizó un panel con expertos como Juan Carlos Delgado, country manager para Colombia de Cushman & Wakefield, quien explicó que el impacto del Covid-19 en oficinas no ha sido tan fuerte como se podría pensar. «Actualmente en Bogotá hay más de 120 mil metros cuadrados en construcción y más de 540 mil metros cuadrados en planos. La vacancia de oficinas está en el 10%, lo que quiere decir que comparado con el año anterior ha disminuido en 2%, lo que significa que, si el mercado se adapta a la nueva realidad, los cambios no son tan significativos».

Para Roberto Cáceres, de Colliers Colombia, el volumen de transacciones de ecommerce lleva a una necesidad de ajustes al mercado logístico que no estaba preparado para la oferta, y que por esta razón está en un proceso de ajuste, donde aumentaron los espacios, especialmente en metros cuadrados de bodegas en las afueras de la ciudad. «El trabajo en casa es diferente a trabajar en casa. En realidad, se mezclan y se crea una tendencia híbrida: trabajo en casa, coworking, trabajo tradicional y el trabajo desde casa, que involucra hacer parte de su labor en la casa, pero un buen porcentaje en la oficina», puntualizó.

Por su parte, Jean Baptiste, country manager de JJL Colombia, dijo que «el mercado de oficinas no va a desaparecer. Tendrá mejores características y nuevos conceptos de flexibilidad, es decir, será un negocio más arriesgado y rentable para los desarrolladores.

«El usuario ahora busca inmediatez y un buen servicio al cliente. En materia de Sostenibilidad, estos espacios van a requerir de protocolos y una mayor efectividad en los tiempos de entrada y salida para la distribución efectiva y segura. En materia de tecnología se debe seguir avanzando para responder a retos como los que se nos imponen hoy. Debemos tener confianza, creer en el país, las proyecciones son buenas. La invitación es a seguir soñando y sacar lo mejor de todos nosotros», dijo Juan Carlos Delgado.