En tiempos donde el teletrabajo pasó de ser importante a inminente y donde las empresas no tuvieron tiempo o margen para planear este giro abrupto de sus estrategias, te damos las claves para mantener el profesionalismo y la productividad, así como herramientas, pautas y lo último en tecnología para el trabajo colaborativo.

Hoy en día son muchas las herramientas gratuitas para conectarse en equipo, puedes usar aplicaciones como Zoom, Skype, BlueJeans, Meet, FaceTime o WhatsApp, entre otras. La mayoría de estas funcionan accediendo a una cuenta de manera gratuita, posibilitando el agendamiento de una reunión con fecha y hora y convocando a los demás miembros del equipo a participar mediante la invitación por correo.

No hay que sentir miedo si no se está acostumbrado al teletrabajo, esto puede tener muchas más ventajas que desventajas:

Rendimiento: Se ha demostrado que la mayoría de personas que trabajan desde sus casas son mucho más productivas, no es el caso de todos, pero con buenas rutinas y organizando un buen espacio de trabajo, se puede llegar a hacer mucho más, sin las distracciones que conlleva un espacio de trabajo como la oficina. Por otra parte, muchos empleados creen que al no estar vigilado directamente tienen que ser más proactivos y demostrar sus resultados, por lo tanto están más pendientes de cumplir sus tareas y entregarlas en el menor tiempo posible.

Organización: Mantén a tu equipo organizado mediante el seguimiento de tareas, planea con anterioridad y haz seguimiento a sus avances. Permite que ellos desarrollen sus tareas con libertad y usa herramientas de trabajo colaborativo como Google Drive u otros sistemas para seguimiento de tareas o trabajo en equipo.

Trabajo con terceros: Trabajar con personas externas a tu compañía es mucho más fácil y en algunos caso más eficiente. No te limites únicamente a hacer teletrabajo con tu equipo, involucra a otros proveedores que pueden hacer trabajos más eficientes cuando se trata de tareas que no son el centro o la especialidad de tu negocio.

Video llamadas: Siempre que invites a un video llamado o que seas participante de una, lleva preparado el tema y los puntos a tratar. Ten escritos tus aportes, preguntas o temas a tratar. De ser necesario comparte temas o lecturas con anterioridad para que todos estén contextualizados y éstas sean más eficientes.

No tengas miedo a la tecnología: La mayoría de herramientas de video llamada se manejan de la misma manera, puedes abrir una cuenta con tu correo y practicar video llamadas con amigos o familia. No olvides siempre estar bien presentado así estés trabajando desde casa y evita la mayor cantidad de distractores posibles en el espacio donde las hagas, recuerda que todos te están viendo.