Por Rubén Darío Mejía Sánchez

Reporteros Asociados del Mundo

Nadie ha entendido lo que quiere el Gobierno al hablar sobre el tema de la aceptación de la empresa privada en la educación superior pública, lo que ha originado una serie de movimientos de los estudiantes y de algunos profesores en contra de la medida, hasta el punto que se han presentado desmanes en los centros educativos en el transcurso de estos días y se anuncia una gran manifestación a nivel nacional para este 7 de abril desde las horas de la mañana.

 

 

El Gobierno con el Presidente a la cabeza ha salido a rechazar la violencia presentada en los claustros y hasta ha anunciado medidas para evitar que esto siga sucediendo, aclarando que no está en condiciones de dejarse amedrentar por nadie y que está seguro de la medida que se tomará, la que considera que será de gran importancia para la educación superior y que nada tiene que ver con la privatización de la educación pública.

 

No sabemos hasta donde será tan importante la anunciada medida y hasta donde perjudicial, porque hay que recordar que el porcentaje de estudiantes que terminan la secundaria y pueden acceder a la universidad es bastante bajo, porque es muy limitado en nuestro medio entrar a una universidad pública y mucho más poder entrar a la universidad privada en donde los costos son bastante elevados.

 

Quizá en lo que se ha equivocado el Gobierno y en especial el Ministerio de Educación es en no dar a conocer las medidas que se van a tomar, tratar el tema con profesores y estudiantes y demostrar que no se le hará daño a nadie. Si esto no sucede, nos veremos avocados a encerrarnos en nuestras casas, porque los estudiantes y lo peor, los infiltrados, que son muchos, tomarán esta oportunidad para bloquear las principales vías de las ciudades y no solo de los centros educativos. Porque parece que lo que va a suceder el miércoles, en especial en la capital de la república, va a ser un bloqueo total, y hablando de esta ciudad, no habrá por donde transitar, porque la mayoría de vías están totalmente destruidas.

 

No sabemos si esta medida ha blindado lo relacionado a los intereses económicos que pueda haber y que pueda afectar en especial al sector de investigación en las universidades, por lo que hay que mirar detenidamente lo que se va a hacer y no hacer las cosas a las carreras y luego quejarnos, porque cuando se toman esta clase de medidas no hay marcha atrás, se habrá pensado en si la empresa privada está en condiciones de recibir a ese gran número de profesionales que se gradúen en cada semestre y mas, de dar la oportunidad a las clases menos favorecidas?.

 

Recordemos que a la universidad pública van por lo general, los hijos de quienes en más de una oportunidad ganan menos de un salario mínimo y otra cosa que hay que tener en cuenta es si esta medida ha tomado en serio la calidad de la educación, porque no siempre se garantiza que porque haya mucho dinero la calidad esté asegurada.

 

Confiamos en el talento y capacidad del presidente Santos y de su gobierno, cuenta con grandes colaboradores y a pesar de las quejas que se han tenido del Ministerio de Educación, que ha sido de los rajados por los diferentes sectores en estos ocho meses, que pueda hacer las cosas bien por el bien de los colombianos, porque recordemos que un pueblo que cuenta con educación, salud y trabajo es el que puede vivir en paz.

Director@reporterosasociados.com