Por: Rudames

 

 

Pasaron las fiestas un poco pasadas por agua, con escaso dinero, pero la gente se divirtió a lo lindo, se celebraron la Feria de Cali, los Carnavales de Negros y Blancos, la Feria de Manizales, las fiestas del diablo en Riosucio – Caldas- y las fiestas y las fiestas, porque hubo fiestas además de las de Navidad y Año Nuevo en diferentes regiones del país y a pesar que se habló que no había dinero, las terminales terrestres y aéreas estuvieron abarrotadas de personas que querían viajar a sus ciudades de origen para dar un abrazo a su familia o simplemente a tomarse un trago con sus amigos.

La gente se manejó juiciosa, uno de los casos fue la Feria de Manizales, hasta el punto que el alcalde de la Ciudad de las Puertas Abiertas se atrevió a dar un parte de tranquilidad en el momento que se iniciaba la coronación de la Reina Internacional del Café. Hubo imprudencias por parte de los borrachitos y de los desobedientes conductores, pero es que en Colombia no hay campaña que valga, porque los que hacen las cosas mal, las hacen y las seguirán haciendo por encima de quién sea. Definitivamente después de la resaca se inicia un nuevo año.

Un nuevo año con impuestos, con promesa de un nuevo reajuste salarial, en donde habrá necesidad de sacar el paraguas por lo menos por otros tres meses según lo dice el IDEAM, y lo mejor del caso será la llegada de la nueva Fiscal General de la Nación, quién entra pisando duro este miércoles, con deseos de poner la casa en orden y que se aclare lo relacionado con las chuzadas, agro ingreso seguro y una serie de cosas más, bastante delicadas, entre las que se destaca poner freno a la delincuencia organizada en los diferentes sectores del país.

Entre las cosas que me enseñaron como periodista fue a respetar el idioma, y uno de mis profesores no solo en redacción, sino en el bello arte de titular, me decía que había que tener respeto por la noticia y por el lector, hablo del maestro Héctor Moreno, quién en ese entonces era el jefe de redacción del diario La Patria de Manizales, es que en ese entonces si nos formaban y nos ayudaban a respetar el idioma, a decir cosas bonitas y a contar las noticias claramente y con delicadeza. Esto lo digo porque me sentí triste y horrorizado al leer un titular en la página web de la cadena Caracol de Colombia, en donde decía que “el primer chicharrón que le esperaba a la Fiscal General de la Nación era…”, creo que esos no son términos que se deban utilizar además en un medio tan escuchado y visto como es la cadena radial a la que nos estamos refiriendo.

Como no salí de Bogotá y me dediqué solo a disfrutar de las mañanas soleadas, y escuchar radio para estar informado de las festividades que estaban celebrando en las diferentes regiones y los programas especiales anunciados por las cadenas radiales, me di cuenta de una cosa, que en este momento se quiere ganar sintonía con un amarillismo descarado, además tocando temas que los periodistas en mención no conocen, no sé cómo son tan valientes de coger un micrófono para hablar bobadas y en el caso de los artistas, no conocerlos y lo peor, no dedicarse a investigar antes de salir a hablar en público.

Una periodista que quiso ser la  estrella del día, tergiversó una noticia y cuando vio que la había embarrado olímpicamente dijo, “es que como uno no sabe que es una cosa u otra”, colega uno debe saber que es lo que está diciendo para informar y no desinformar.

Esta colega estaba más desinformada que la candidata de España al reinado internacional del Café, que cuando le preguntaron sobre el mejor invento del siglo XX se atrevió a decir que era el café, y luego replicó cuando el presentador le trataba de hacer caer en cuenta que se había equivocado, “¿es que no es así?”, decía mi abuelo, “la ignorancia es atrevida”.

Qué buena transmisión la de Telecafé de la Feria de Manizales y de los carnavales de Riosucio, se hizo con profesionalismo, se llegó a los hogares como se quería y se mostró lo mejor de estos dos grandes eventos, pero hay que destacar el trabajo que hacen los canales regionales, porque Telepacífico no se quedó atrás con la transmisión de los grandes sucesos de la Feria de Cali y del Carnaval de Blancos y Negros en la ciudad de Pasto.

A veces pasarse uno por los canales regionales es importante, los de Antioquia tienen mucha cultura, buena música y programas de orientación, el del Eje Cafetero cumple su labor de manera positiva, el de la Costa Atlántica muestra las costumbres de esa tierra grande, llena de música y de letras y en el oriente no se quedan atrás, a pesar que se trabaja con las uñas en algunas regiones del país, se muestra que hay gran talento y deseos de llegar a los televidentes que no son pocos. Aunque es de lamentar que a veces todo ese trabajo quede opacado porque los mandatarios de turno y los políticos acaparan grandes franjas, para hablar de sus logros y sus aspiraciones.