Por: Rudames

 

Esta mas enredado que un bulto de cachos lo que tiene que ver con las relaciones del Gobierno y las Cortes, es una lástima que esto suceda cuando se está tratando de hacer un gobierno que acepta las opiniones diferentes y que busca más que pleitos, unas buenas relaciones, pero lo relacionado con el proyecto de ley presentado por el Gobierno para la reforma a la justicia ha sido el florero de Llorente y mientras que el presidente Santos sale a decir que no es el interés del ejecutivo atacar la justicia sino colaborarle, el Presidente del Consejo de Estado dice que el Gobierno quiere debilitarlos y sale a contraatacar y a defenderse el nuevo Ministro de Justicia, quién a decir verdad, es un hombre que sabe del asunto, pues es un gran jurista y un hombre de excelentes relaciones.
Sería bueno que llegaran a un acuerdo al respecto y que se dejaran de esas controversias en público y que de verdad el Estado estuviera en condiciones de responder a las necesidades de la rama judicial y al mismo tiempo ésta respondiera conociendo los hechos y acatando las limitaciones que se presentan al respecto.

+++++++++++++++

¡Aleluya! Se acabaron los pobres en Colombia, pero espero que no sea lo que se habló hace algunos años cuando un jefe de Estado del cual no me quiero acordar dijo que había acabado con la pobreza en el país y en eso si tenía razón porque los verdaderos pobres pasaron a la física miseria, pero eso no es lo que está sucediendo en estos momentos, sino que según declaraciones del Director de la DIAN, la población de clase media pasó a ser de los grandes millonarios del país, porque tener más de un millón y medio de pesos y un patrimonio de cien millones lo hace supermillonario, y se le olvida al joven ejecutivo que muchos tienen un apartamento, un carro y algunos electrodomésticos que los han adquirido al debe, y que no son las cosas como él piensa, porque debía de pensar de manera diferente para recaudar y cobrar los impuestos a quienes de verdad dejan de cumplir con esta obligación, pero como decía un parroquiano de a pie, hay muchas cosas que no le entendemos al Ministro de Hacienda y otras tantas al Director de la DIAN que no sabe que decir en un país totalmente descompensado.

Es verdad que ha mejorado la economía, pero hay muchas cosas para hacer y mucho empleo que crear, porque sigue reinante el trabajo informal y si piensa el Director de la DIAN en los resultados del DANE, está más perdido que el hijo de Limberg.

+++++++++++++++

Desde que tengo uso de razón vengo escuchando que hay gente deshonesta y que se hacen trampas para llegar a ocupar cargos en las corporaciones públicas y ahora se habla de inhabilidades y da pesar porque es bastante alto el porcentaje de aspirantes a las corporaciones públicas, alcaldías, concejos y etc, etc, porque la gente en su mayoría ha dejado de ser buena y tiene patrocinios de gente más mala, digamos de los paramilitares, de los grupos alzados en armas y de narcotraficantes o simplemente han tenido problemas con la justicia, lo que nos hace no merecedores a ocupar altar dignidades, pero lo peor de todo es la guerra sucia que se adelanta en las diferentes regiones del país, en donde el Gobierno tiene que estar muy pendiente y gastar millones de pesos para dar seguridad a los candidatos, evitar el trasteo de votos y buscar unas elecciones limpias.

Lo que esperamos los ciudadanos de bien es que las elecciones del mes de octubre, o sea las elecciones regionales no sean un escándalo y que los candidatos que se han lanzado lo hagan buscando los votos del ciudadano de bien y que sea una contienda limpia, y no como dice una propaganda de radio que seguirán siendo los mismos con las mismas.
En esto hay muchos responsables, los partidos políticos, el mismo Gobierno, los medios de comunicación y el ciudadano común y corriente, quién en muchas oportunidades no está atento a lo que vaya a hacer el elegido sino que tiene en cuenta solo lo que le favorece a él personalmente.

Y hablando de elecciones para alcaldías, vemos las cosas bastante enredadas en cuanto lo que tiene que ver con Bogotá, son once candidatos, tres o cuatro con opciones, pero estamos casi seguros que el ganador, por lo que se hasta el momento, va a ganar por muy pocos votos de ventaja y eso a mi saber y entender, es decir mi opinión personal, por los siguientes asuntos: Peñalosa podría ser el ganador absoluto, pero está claro que las alianzas no han sido muy bien tomadas por el ciudadano común y corriente, pues muchos no quieren saber nada del ex presidente Uribe y otros creen que serán los votos del ex presidente en mención los que lo llevarán a la casa de Lievano.

Gustavo Petro tiene a sus espaldas la mala administración de los hermanos Moreno Rojas, por haber pertenecido al Polo Democrático y le está sucediendo lo que en su momento a Horacio Serpa y a María Emma Mejía, que por ser de la corriente de Samper se quedaron en la mitad del camino.
El profesor Mockus tiene sus seguidores, piensa que con los jóvenes puede ganar, cosa que dudamos, pero si estamos seguros que serán muchos los votos que le va a restar a la campaña de Peñalosa, porque de haber seguido unidos el triunfo sería casi seguro para el primero.

Los demás candidatos tienen buenos programas, son jóvenes con su gana de triunfar y sin un pasado político oscuro, pero eso de la juventud puede ser una de las trabas, porque a muchos de ellos la gente no los conoce y a uno de ellos lo relacionan con su padre, lo que nos hace pensar que puede sacar una buena votación si aun persiste el Galanismo; a Luna le falta más experiencia, a la Parody también le falta experiencia, pero lo peor del caso es que nuestra sociedad aun no está tan preparada para que una mujer le gobierne y pasando a otro campo vemos a Jaime Castro, mucha experiencia, precedido de una gran alcaldía, fue uno de los mejores alcaldes de Bogotá, pero parece que la gente ya se olvidó de él.

Dejé de último a Carlos Eduardo Guevara del Movimiento MIRA, un joven sin experiencia, sin maquinarias, sin dinero y con muchos deseos de hacer las cosas, pero le falta todavía tener un buen equipo y todos los asuntos anteriores que anotaba. En resumidas cuentas, a estas horas del partido no hay nada escrito y están las cartas sobre la mesa, Bogotá se merece un buen alcalde para que lo saque del caos en el que está.

+++++++++++++++

Volvió el fútbol profesional, se espera que los que conforman las barras bravas no sigan con las mismas y que no acaben con los ocho estadios que quedaron hermosos para el pasado Mundial de Fútbol Sub 20, ya empezó la violencia y la víctima fue, sin lugar a dudas, un hincha de Millonarios, quién por huirle a unas barras bravas no tuvo mas que hacer que tirarse desde un puente a las oscuras aguas del Magdalena en la ciudad de Neiva.

Como sería de bueno que nuestros directivos, en vez de enfrascarse en problemas y en hablar babosadas, se dedicaran a ayudar a los jóvenes y no a patrocinar las barras bravas, según lo que se cuenta en los mentideros, a muchas de esas barras se le regalan las entradas, pero no se les controla dentro de los escenarios.

Esperamos que las familias puedan volver al estadio y que se viva esa fiebre del gol, aunque ya da pesar al iniciarse el torneo local ver las graderías casi desocupadas, lo que quiere decir que el colombiano de bien es amigo de la paz y del buen fútbol. Es la oportunidad para que los medios de comunicación adelanten campañas y digan las cosas como son, sin tapar los errores y estar siempre al lado de los que bien o mal manejan este bello deporte.rudames@gmail.com