Hay que gozar la película Locos y Estúpido Amor. Qué buena serie americana.

 

Muy buenos comentarios arroja la serie americana. Desde su comienzo hasta su final es atrae al público; sin duda alguna tiene escenas para reír. Se enmarca dentro de un contexto para pasarla muy bien y el tiempo no se mide. Y qué hablar de sus actores excelentes.

Una cinta para que el público no se la pierda. Vale la pena gastar sus pesos, acompañado de su esposa, novia y amigos. 

Sinópsis

A los cuarenta y pico, el conservador Cal Weaver (Steve Carell) está viviendo el gran sueño—un buen trabajo, una linda casa, unos hijos encantadores y está casado con su amor de la secundaria. Sin embargo, cuando Cal se entera de que su esposa, Emily (Julianne Moore), lo ha engañado y le pide el divorcio, su vida “perfecta” se desmorona rápidamente. Lo que es peor, en el mundo de los solteros de hoy, Cal, quien hace décadas que no sale con una chica, es el arquetipo de la torpeza.

Ahora el desfaortunado Cal pasa su tarde libre sola y enfurruñada en el bar y ha tomado como compañero de penurias al buenmozo jugador treintañero Jacob Palmer (Ryan Gosling). En un intent de ayudar a Cal a sobreponerse a lo sucedido con su esposa y a empezar a vivir su propia vida, Jacob le abre los ojos a Cal para que vea las opciones variadas frente a sus ojos: mujeres seductoras, tragos masculinos y un sentido de estilo dificil de encontrar en Supercuts o The Gap.

Cal y Emily no son los únicos que están buscando el amor en lo que aparentaría ser todos los lugares equivocados: el hijo de Cal de 13 años, Robbie, está loco por su niñera de 17 años, Jessica, quien secretamente está loca de amor por Cal. A pesar de la transformación de Cal y de sus innumerables conquistas, lo único que no puede enmendarar es su corazón, que parece llevarlo al inicio donde todo comenzó.