Colombia gana el Premio Kutxa-Nuevos Directores
En Ceremonia de Clausura que se llevó a cabo en el flamante Palacio Kursaal de Congresos, sede oficial del evento, se dio a conocer el palmarés oficial del 58º Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Por primera vez una película colombiana recibe este valioso galardón que además de reconocer el talento del director, lo proyecta como uno de las más interesantes apuestas cinematográficas del futuro.

El Premio Kutxa-Nuevos Directores se lo estaban disputando 19 películas de todos los rincones del mundo, sin embargo el favoritismo despertado por LOS COLORES DE LA MONTAÑA desde sus proyecciones oficiales, donde fue ampliamente aplaudida por la crítica y la prensa especializada, se mantuvo hasta el final, permitiéndole llevarse el máximo galardón por el cual competía.

Las palabras de los principales diarios españoles, El País y ABC, presagiaban el éxito que lograría la película. El primero titulaba “Colombia cautiva al Zinemaldia, San Sebastián aclama a ‘Los colores de la montaña’, de Carlos César Arbeláez”, el segundo comparaba el filme con los grandes referentes del cine infantil más conmovedor “La muy aplaudida Los colores de la montaña se ha inspirado en la cotidianeidad del cine iraní y la mezcla de dureza y ternura de «Adiós, muchachos», de Louis Malle”.

El jurado
El Jurado internacional encargado de asignar este premio y que dio como gran ganadora a Los colores de la montaña, estuvo conformado por Elisabet Cabeza, Albertina Carri, Marc Levy, Fermin Muguruza y Hans Petter Moland, quien ejercía la presidencia del grupo.

Por el Premio Kutxa-Nuevos Directores en 2010 compitieron, además de las películas presentadas en la sección Zabaltegi-Nuevos Directores, los títulos de la Sección Oficial que eran primeras o segundas obras del director. LOS COLORES DE LA MONTAÑA ganó este premio compitiendo al lado de 18 largometrajes donde había una importante representación de las cinematografías emergentes del Este de Europa (Rumanía, Bulgaria, Polonia), de Europa Occidental (Holanda, Dinamarca, Bélgica, Alemania y Francia), de Latinoamérica (Uruguay, Chile, Guatemala y México), además de producciones de China, Estados Unidos y pos supuesto España.

El Premio Kutxa-Nuevos Directores ha sido entregado en el Festival de San Sebastián a lo largo de las últimas dos décadas, a realizadores que se han convertido en referencias vitales del cine contemporáneo, quienes con sus obras posteriores han logrados premios en los certámenes más prestigiosos del mundo. Algunos de los nombres que han comenzado su carrera con el impulso indiscutible de este galardón son Olivier Assayas, Isabel Coixet, Walter Salles, François Ozon, Laurent Cantet, Jonathan Glazer y Lee Daniels, entre otros.

LA HISTORIA QUE COMENZÓ A CONMOVER AL MUNDO
LOS COLORES DE LA MONTAÑA, guión y dirección de Carlos César Arbeláez, es una producción de Juan Pablo Tamayo con la producción ejecutiva de Julián Giraldo, que se estrenará en las salas de cine en Colombia en el I semestre de 2011 y será exhibida por primera vez en su país de origen en el 51º Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias -FICCI-.

Esta coproducción que cuenta con el decidido apoyo de RCN Cine, fue premiada en la categoría Cine en Construcción del Festival de Cine de Toulouse en Francia a comienzos de este año, en el 2007 recibió del Programa Ibermedia 100 mil dólares para su coproducción (Colombia – Panamá), y el estímulo del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico de Colombia por 370 millones de pesos para su producción.

En LOS COLORES DE LA MONTAÑA Manuel, de 9 años, tiene una vieja pelota con la que juega al fútbol todos los días en el campo. Sueña con llegar a ser un gran guardameta. Y el sueño parece que se cumple cuando Ernesto, su padre, le regala un balón nuevo. Pero un accidente inesperado hace que el balón caiga en un campo minado. A pesar del peligro, Manuel decide no abandonar su balón… Convence a Julián y a Poca Luz, sus dos mejores amigos, para que juntos lo rescaten. En medio de las aventuras y los juegos infantiles, los signos de un conflicto armado empiezan a aparecer en la vida de los habitantes de la vereda “La Pradera”.