Robert PattinsonBasada en el aclamado best-seller,  AGUA PARA ELEFANTES presenta una historia épica de amor prohibido en un lugar mágico, lleno de aventura, maravillas y gran peligro.

 

Un estudiante de veterinaria de origen humilde, Jacob, conoce y se enamora de Marlena, una de las luminarias de un circo que ya vivió sus mejores épocas. Descubren la belleza en medio del mundo de la Gran Carpa y forjan un vínculo gracias a su compasión por un elefante especial. Contra todo pronóstico —incluyendo la ira del carismático, pero peligroso marido de Marlena, August—, Jacob salva a Marlena de una vida infeliz y terminan por encontrar el amor eterno. 

Cuando la novela de Sara Gruen Agua para Elefantes  fue publicada en el 2006, se convirtió en un gran éxito, que la llevó a pasar 12 semanas en la lista de best-sellers del New York Times. El libro de bolsillo sigue generando grandes ventas, por lo que todavía se encuentra en la cima de las listas de popularidad. Las alegrías, amores, redenciones y retos de los personajes de Gruen conmueven a los lectores de todo el mundo. “Agua para Elefantes  es acerca del amor en todas sus formas —entre hombres y mujeres, entre familias y entre gente y animales”, comenta Gruen. “Es acerca de las distintas formas en las que nos tratamos; en algunas ocasiones lo hacemos bien, en otras no”.

La Historia

Entre las legiones de aficionados del libro está Reese Witherspoon. “Es una historia maravillosa de amor, esperanza, redención, segundas oportunidades y encontrar la felicidad”, indica la actriz ganadora del Oscar®. “El mundo que Sara creó me absorbió por completo”. Años después, Witherspoon interpretaría el papel de la heroína del libro, Marlena, la principal atracción de un circo venido a menos. Con esos ojos y cabello resplandecientes, piel de porcelana, lentejuelas rosadas, que la hacen brillar y destellar, y con esa habilidad para relacionarse con los animales, Marlena es una artista bella, natural y refinada. Pero la vida personal de Marlena contrasta fuertemente con la alegría que encuentra durante su espectáculo. Está atrapada en un matrimonio difícil y complejo con el maestro de ceremonias y dueño del circo, August, una presencia imponente y carismática que puede encantar, seducir o agredir con igual poder. 

La estrella de Twilight Robert Pattinson era otro admirador de los personajes y mundo de Gruen. “Alguien me mandó el libro e inmediatamente me sentí atraído a él”, recuerda. Eventualmente, Pattinson aceptaría interpretar a Jacob Jankowski, quien después de una tragedia personal deambula sin destino antes de subirse en el primer tren que cruza su camino, que resulta ser hogar del circo The Benzini Bros. El significante viaje en tren lleva finalmente a Jacob con Marlena; y a un romance y destino que ninguno de los dos pudo haber imaginado.

No mucho tiempo después de la publicación del libro, estos queridos personajes comenzaron su viaje de la página escrita a la pantalla grande. A finales de 2008, el productor Gil Netter (Marley & Me) abordó al director Francis Lawrence (I Am Legend) para sugerirle la idea de convertir Agua para Elefantes  en una película. “Leí el libro en una sentada”, recuerda Lawrence. “Fue una experiencia visceral sumamente extraordinaria, y la historia coexistía en un mundo muy pródigo y detallado. Me encantaron los personajes y la emotividad”.

Lawrence se centró en la relación entre Marlena y Jacob y en recrear el mundo mágico que Gruen había detallado en su novela. “La relación entre Marlena y Jacob que concebimos en la película es realmente una de mis cosas favoritas”, explica. “Se da de manera lenta, pero realmente agradable. Creo que Jacob se enamora de inmediato de la belleza, magia, fuerza y seguridad en sí misma de Marlena. Pero Marlena está protegida; no confía en mucha gente. Jacob comienza a penetrar esa barrera y pasa a ser alguien muy imprevisto en el mundo de Malena. Creo que ella se enamora de su integridad”.
Al igual que los personajes a los que les iba a dar vida en pantalla, Lawrence se sintió atraído al mundo de la Gran Carpa. “Siempre me han intrigado mucho los circos, especialmente aquellos de la década de los ‘20 y ‘30”, comenta. “En aquel entonces, había algo especial en ellos —los trenes de vapor, las hermosas carpas de lienzo, los artistas elegantes y los animales exóticos”.

Lawrence y el productor Erwin Stoff le llevaron el proyecto al distinguido guionista Richard LaGravenese, nominado al Oscar por su trabajo en The Fisher King (Pescador de Ilusiones), para que adaptara el libro de Gruen. Estaban muy conscientes del reto y la responsabilidad que significaba el encargo de una historia y personajes tan queridos, y de lo que implicaba convertir un libro de 400 páginas en un guión viable de producir. Lawrence explica: “Esta fue la primera vez que trabajé con un guionista para adaptar un libro y nuestra propuesta fue intentar serle fiel a los temas, el tono y las líneas generales. Había algunos momentos clave en el libro que eran importantes poner en la película, pero parte de la diversión es interpretar el material original y generar nuevas ideas”.

LaGravenese explica: “Cuando un libro es tan querido, es importante conservar lo que los lectores esperan, pero, al mismo tiempo, debes de entender que cuando lees una historia estás imaginando y escuchando personajes en tu cabeza y todo mundo tiene su propia versión en sus mentes. Cuando ves la historia representada en pantalla con gente real se convierte en algo literal —una versión— y hay ciertas ideas que funcionan en un libro que no funcionarían en pantalla”.

Trabajando bajo la guía de Lawrence, LaGravenese perfeccionó el guión a lo largo de varios tratamientos. Su misión principal, comenta LaGravenese, fue “hacer a los tres personajes principales más activos y reinventar la historia personal de Marlena y August. Queríamos que las razones de todos los personajes fueran entendidas, para que moralmente, quien esté bien y quien esté mal, sea un poco más complejo. Nadie es 100 por ciento inocente”.

A Reese Witherspoon la inspiró este elemento. “Marlena era una huérfana que estaba trabajando como costurera en una taller de ropa, donde August la descubrió cuando su circo visitó su pueblo”, explica. “Se enamoró de Marlena, la invitó a que se uniera al circo y se convirtió como en un tipo de Svengali. Así, la entrenó para que aprendiera a montar a caballo y se convirtiera en artista”. Marlena intercambia su vida de pobreza por la oportunidad de tener glamur y alcanzar el estrellato —pero esa decisión traería consigo consecuencias. August, también, no tenía familia, y forjó una vida para sí mismo una vez que reconstruyó un espectáculo moribundo de la nada.

Cambios

Agua para elefantes PeliculaOtros cambios del libro incluyeron la fusión de dos personajes de Gruen —August, esposo de Marlena, es el entrenador en jefe de animales en la novela; y el tío Al, el abusivo y violento dueño de circo. “El haber combinado a August y al tío Al hizo que el personaje de August fuera más peligroso, que siempre es algo bueno”, indica LaGravenese. El guionista también modificó y enriqueció cómo ahora Jacob, ya envejecido (interpretado por el nominado al Premio de la Academia® Hal Holbrook), recuenta la historia de sus experiencias con el Circo Benzini Bros. y su relación con el amor de toda su vida, Marlena.

Gruen quedó impresionada con la adaptación. “Me parecen que los cambios [en el guión] fueron brillantes”, comenta. “Para escribir un guión se requieren un juego completamente distinto de habilidades que para escribir una novela. A Francis y Richard les llevó algo que se toma aproximadamente 14 horas en leer y lo transformaron en algo que puede ser visto en un par de horas. Ciertamente no debilitaron la historia”.

Incluso antes de que comenzaran a trabajar en el guión, Witherspoon se convirtió en la primera actriz en formar parte de AGUA PARA ELEFANTES. “Reese fue una auténtica socia creativa en las primeras etapas de cuando nos dimos a la tarea de armar el proyecto”, comenta Lawrence. “Su aportación a la película y al personaje de Malena fue significativa. Reese es una actriz fantástica, bella y eterna, a la que también le encantan los animales —y es intrépida; está dispuesta a intentarlo todo. Marlena es un poco dura e insensible; no es una víctima de August ni de nadie más. Reese, también, puede ser muy fuerte”.  

A diferencia de Marlena, Jacob tenía una vida segura con padres amorosos. Pero a punto de graduarse de la escuela de veterinaria de la Universidad de Cornell, el mundo de Jacob se ve devastado cuando se entera de la muerte de sus padres en un accidente automovilístico. Roto emocional y económicamente, Jacob se ve obligado a abandonar Cornell. Toma el camino, sin rumbo alguno. Impulsivamente, se sube a un tren que alberga el circo The Benzini Bros. Casi siete décadas después, al ponderar ese momento crítico, el ya envejecido Jacob se preguntaría, “¿Elegí el tren o el tren me eligió a mí?”. 

Sin ninguna otra perspectiva de vida, Jacob se une a la compañía. Al principio, el otrora protegido joven está perdido e incluso temeroso por su vida, entre el caos, el color y el peligro que lo rodea. Jacob comienza a trabajar en el Circo Benzini Bros. en el empleo más bajo del escalafón, incluso más abajo que el de los jornaleros que se encargan de las labores manuales diarias. Cuando August, maestro de ceremonias y dueño del circo, se entera de los estudios en veterinaria de Jacob, lo promueve para que atienda las necesidades médicas de los animales. Esto provoca que Jacob se acerque más a Marlena, la artista estrella del espectáculo. Su atracción a Marlena es inmediata y emocionante. “Jacob se da cuenta de inmediato de la belleza y carisma de Marlena”, comenta Pattinson. “También nota el fuerte vínculo que tiene con los animales con los que trabaja durante sus presentaciones; eso es otra cosa que tienen en común”.

A Pattinson, aficionado declarado del libro, le intrigó aún más la adaptación cinematográfica cuando leyó el guión. “De alguna manera, parece que Francis y Richard han enriquecido más la historia”, comenta el actor. Francis Lawrence estaba convencido de que Pattinson era la elección correcta para el papel, después de haber discutido el proyecto con él durante varias horas. “Me pareció que Robert era Jacob Jankowski”, comenta el realizador. “Fue difícil encontrar a un joven de 23 o 24 años que no se viera muy joven para el papel. Rob ya era todo un hombre. Es atento, inteligente, empático, fuerte y seguro de sí mismo”.

El rápido entendimiento de Pattinson del personaje fue impresionante. “Jacob es misterioso y callado; es un observador”, comenta el actor. “Siempre está viendo a la gente y tiene una relación intuitiva con los animales y un profundo entendimiento de la naturaleza humana”.

Todas las características y habilidades de Jacob saltan a un primer plano conforme comienza a intimar más con Marlena. Al principio, ella no quiere tener nada que ver con el recién llegado, pero cuando llega a ayudar al querido y agonizante caballo de Marlena, comparten un momento de intimidad y ternura que para ninguno de los dos pasa desapercibido. Pero existe una poderosa presencia —casi una fuerza— que se interpone entre ellos: August, a quien sus empleados llaman, con una mezcla de miedo y respeto, “Amo y Maestro del Universo Conocido y Desconocido”. Un líder imponente y carismático, August dirige el circo en ocasiones como un tirano y en otras como un patriarca considerado. De manera similar, su amor y ternura hacia Marlena puede transformarse —en un abrir y cerrar de ojos— en abuso, ira e insondable cerrazón. Cuando Jacob es testigo del lado oscuro de August, hace todo lo que está en su poder para liberar de una vez por todas a Marlena de su tiranía.

Witherspoon elogia a Christopher Waltz, ganador del Oscar a Mejor Actor Secundario por su trabajo en Inglourious Basterds, por “haber llegado realmente a lo más profundo de la turbiedad de August.

Simplemente hace un trabajo extraordinario al interpretar los lados contrastantes del personaje”. Francis Lawrence añade: “Christoph llegó a nosotros con un amor muy profundo por el personaje y la historia, así como por su mundo y temas. Gracias a su emocionante encanto y peligrosidad resultó ser perfecto para el papel. Le aporta una mezcla vital de inteligencia, agudeza y humor”.

Sus propias decisiones

Robert PattinsonEl mismo Waltz duda en divulgar o no mucho de su interpretación de August, y, en cambio, esperar que las audiencias descubran y tomen sus propias decisiones con respecto al personaje. Pero después de haber interpretado a un maestro de ceremonias y entrenador de animales, el aclamado actor es más abierto acerca de su admiración por aquellos que se ganan la vida entrenando a amigos de cuatro patas. “No tendría la paciencia para entrenar a un animal, así que apenas y tengo la paciencia de interpretar a un entrenador de animales”, bromea Waltz. “Admiro a Gary Johnson [entrenador principal de elefantes de la producción], quien es calmado, taciturno, centrado y paciente. Estar alrededor de Gary hace que me calme y me centre, y, así, puedo ver y aprender”, comenta entre risas. 

En medio del mundo mágico del circo y sus monumentales intérpretes, la inmensa estrella de la Gran Carpa es Rosie la Elefanta, que mide casi 3 metros de altura y pesa 4 toneladas. August compra a Rosie, una elefanta abandonada de un circo que está pasando tiempos difíciles, en un último esfuerzo por salvar el espectáculo de The Benzini Bros. Lo que menos se imagina es que su nueva atracción animal no solamente le traerá el éxito financiero que ansía, sino que también servirá como el catalizador que une a Marlena y Jacob.

Rosie es interpretada por Tai, de 42 años de edad, una veterana del cine (“Bigger than Life”, “The Jungle Book”), que vive en Perris, California, con su entrenador principal Gary Johnson, de Have Trunk Will Travel Inc.®, una organización que se dedica a ofrecer al público un acceso sano, educativo y recreativo a los elefantes. Tai fue un éxito instantáneo entre todo el reparto y el equipo de producción, quienes estaban maravillados no sólo con sus habilidades histriónicas, sino también con la calma del gentil gigante en medio del caos controlado de un bullicioso set cinematográfico.

Witherspoon, quien comparte la mayoría de las escenas con Tai, desarrolló un vínculo especialmente cercano con la elefanta. De hecho, las dos estrellas comenzaron a trabajar juntas mucho tiempo antes de que las cámaras comenzaran a rodar en Piru, California. Tres meses previos a que diera inicio la fotografía principal, Witherspoon y Tai trabajaron, dice la actriz, “en todo, desde que ella me levantara por el aire, hasta aprender a dar una maroma hacia atrás sobre ella”. Incluso la interacción más sencilla fue retadora. “Yo no soy muy grande y Tai no es muy pequeña”, bromea Witherspoon. “Tuve que aprender cómo pisar su trompa y treparme por ahí hasta llegar a su lomo. Fue muy complicado, pero finalmente lo logré. ¡Fue uno de mis logros más importantes!”. El entrenamiento de Witherspoon en la “escuela de circo” también abarcó trabajo con caballos y trapecio.

Tai tampoco quedó inmune a los desmedidos encantos de Robert Pattinson, por lo que la elefanta, con frecuencia, coqueteaba de manera juguetona con el actor, quien a menudo escondía golosinas en su persona para que ella encontrara. El sentimiento fue mutuo. Pattinson comenta: “El carácter de Rosie es tan fascinante que las experiencias del personaje con ella se magnifican. Y yo me sentí exactamente de la misma manera cuando trabajé con Tai. Nunca antes había estado al lado de un animal tan enorme, que es tan refinado y cuidadoso entre la gente”. 
Los realizadores implementaron un cuidado especial extra alrededor de Tai durante la filmación de las escenas donde August abusa de Rosie. El equipo de efectos visuales y el entrenador de elefantes Gary

Johnson diseñaron métodos ingeniosos para que pareciera que August, interpretado por Christopher Waltz, le estuviera pegando a la elefanta —y pareciera como si Rosie estuviera reaccionando ante esos golpes ficticios—, por medio de la magia digital y una serie de comportamientos especialmente de Tai diseñados especialmente por Johnson. A la elefanta nunca se le golpeó. “Ni siquiera utilizamos un látigo o gancho esponjoso con Tai”, comenta Lawrence. “El gancho ni siquiera estuvo cerca de ella”. Animal Humane Association supervisó éstas y toda escena en la que se vieron involucrados animales.