Todo empezó en 1899, cuando transitó por primera vez en las calles de Medellín el primer Automóvil en Colombia. El modelo traído desde Francia fue un Dion Bouton, de combustión a gasolina y arranque con manivela. Se varaba fácilmente, su velocidad máxima era de 25 Kilómetros por hora y un sistema de palancas con cadenas era el encargado de hacer al automotor rodar y girar según decisión del conductor.

Desde entonces, los automóviles se abren paso por las trochas y caminos improvisados de ciudades como Bogotá, Barranquilla, Medellín y Cali, incentivando poco a poco el desarrollo vial del país.  Con  el  tiempo,  la  formalización del ingreso  y  el  desarrollo de  la  industria automotriz  en diferentes ciudades popularizó las  ventas y  los  vehículos dejaron de ser objetos ‘exclusivos’ para convertirse en herramienta de trabajo, transporte y una necesidad.

120  años  después  de  la  llegada  del  primer  vehículo  a  Colombia,  el  sector  automotor continúa aportando crecimiento, desarrollo y generación de riqueza al país, con indicadores económicos relevantes, pues además de aportar el 6.6. % del PIB industrial y el 2,0% del PIB  Nacional,  impulsa  el  crecimiento  de  otras  industrias.  Las  últimas  cifras  disponibles reportan que los impuestos a vehículos aportaron un aproximado de 7.4% a los ingresos corrientes del país, equivalentes a unos 615 mil millones de pesos.

Colombia es fabricante de vehículos de alta calidad desde hace 62 años. Actualmente, con General  Motors  Colmotores,  SOFASA  Renault  e  HINO  del  Grupo  Toyota,  junto  a  200 empresas proveedoras de autopartes, exportan a 60 países: autos, camionetas, camiones y buses con estándares de calidad global. Anualmente el país fabrica en promedio 150 mil vehículos, y se exporta el 40% de ellos, con destino a 19 países (México, Centro América, Caribe, la Comunidad Andina, Chile y Argentina).

La importación tiene un papel relevante para el sector automotor, el mercado se dinamiza y beneficia al consumidor final, quien tiene a disposición variedad de modelos y marcas con valores distintos, generando equidad. Durante el 2019, el 70% de las unidades de vehículos comercializadas en Colombia han sido importados y el 30% son de producción nacional.

De acuerdo con el más reciente informe de Fenalco y la Andi, para el cierre de este año mejorará la proyección del mercado automotor. Durante el mes de octubre se registraron 23.853 matrículas nuevas, esto representa un crecimiento del 11% con respecto al mismo mes  del  año  anterior.  Según  el  RUNT,  actualmente  en  Colombia  transitan  más  de  15 millones de vehículos, de los cuales el 41% son automóviles y el 58% motocicletas.

El segmento de vehículos alternativos como lo son los híbridos y eléctricos, representan la evolución de la movilidad en estos 120 años, enfocando la producción de vehículos en el cuidado del ambiente. Durante los últimos 7 años se han comercializado cerca de 5.425 de ellos y se espera que con la ley de incentivo al uso de vehículos eléctricos se supere la meta planteada por el Gobierno de llegar a 6.600 vehículos eléctricos en la próxima década.

La  venta  y  producción  de  vehículos  beneficia  a  las  aseguradoras,  fortalece  el  recaudo tributario,  fomenta  los  créditos  bancarios,  la  compra  de  gasolina,  las  exportaciones,  el transporte intermunicipal y el comercio entre regiones, pues cerca del 90% de mercancía se transporta en camiones.

El sector automotor también genera empleo altamente calificado y bien remunerado, cerca de 85 mil empleados directos e indirectos se sustentan económicamente de esta industria, por ejemplo, Bogotá cuenta con más de 52 mil taxistas encargados de movilizar a millones de pasajeros diariamente por diferentes vías del país.

El primer vehículo representó un paso hacia el nacimiento de esta industria en Colombia, 120 años después su aporte tecnológico, económico y social la convierten en una de las más importantes e innovadoras del país. Por eso, la Alianza Andi – Fenalco celebra con los colombianos más de 100 años de evolución, progreso y aporte a toda una industria que está en constante crecimiento.