El libro “Medellín, medio siglo de moda: 1900 – 1950” busca revisar cómo los habitantes de la Medellín de esa primera mitad del siglo XX se relacionaron con la noción de moda, cómo se dio allí este fenómeno y si hubo o no un sistema de la moda durante el mismo periodo, con el fin de ser un aporte que conduzca a explicar la Medellín actual como uno de los referentes de la moda en Colombia.

El autor, William Cruz Bermeo, es maestro en artes plásticas y especialista en estética de la Universidad Nacional de Colombia. Ha enfocado su carrera en el estudio de la moda y el vestir como historia cultural; compartiendo su conocimiento mediante artículos, libros y conferencias nacionales e internacionales. Es profesor de historia de la moda y el vestir en el Programa de Diseño de Vestuario y miembro del Grupo de Investigación en Diseño de Vestuario y Textiles (Categoría B, Colciencias), ambos de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín.

Ente sus obras literarias se encuentran Grandeza: rastros de la moda internacional en Medellín, 1900-1950 (2015); Historia de la moda, cambios detrás de las siluetas: siglos XVII a XIX, e Historia de la moda, referentes y siluetas: siglo XX (2012), Proyecto Especial De Diseño De Vestuario (2015), y Creadores de vestidos, creadores de mundos. Diseño de Vestuario 10 Años (2013).

“Hicimos esta investigación para tratar de mirar cuáles eran esos lugares en que la moda transcurría y se resignificaba a principios de siglo en Medellín, tanto en Junín como en la Calle Colombia, el papel de las revistas de moda en la ciudad y el análisis de estos contenidos, de cómo se traducían al vivir cotidiano de la ciudad”, cuenta el autor William Cruz.

La obra se afirma en teóricos de la sociología y la historia, claves para el análisis de la moda como objeto de estudio, con miras a revisar cómo la ciudad de Medellín asumió y se relacionó con la idea de la moda entre 1900 y 1950. Cuatro capítulos ilustran esa relación, empezando por definir la moda como fenómeno y sistema,

exponiendo el enfoque dado a las fuentes de investigación, revisando la ordenación de una geografía de la moda en el espacio urbano y el enfoque de la prensa local especializada en moda, para terminar con el papel de la publicidad textil en la configuración de Medellín como centro de la moda nacional.

El libro constituye un aporte significativo a los estudios culturales y al campo de los estudios sobre moda. Trasciende prejuicios académicos frente a la moda como objeto de estudio y confirma la necesidad de ahondar en ella para el conocimiento de la cultura local en un sentido expandido. Por su trabajo de campo en archivos y el tipo de fuentes que utiliza también es de interés metodológico para los estudios visuales.