En Colombia las personas gastan alrededor de 6,7 horas mensuales frente a una pantalla de computador o dispositivo móvil cuando navegan en sus redes sociales, según un estudio realizado por IAB Colombia, NetQuest y Dot Research.

La cantidad de tiempo que los colombianos permanecen frente a una pantalla o expuestos la luz artificial en espacios cerrados durante sus horas laborales, evidencia una realidad que a veces es un tanto imperceptible: la permanente exposición de las personas a la luz azul nociva en su rutina diaria.

La luz azul es, en gran medida, emitida por el sol y no todo su espectro es perjudicial para la salud de los humanos. Estamos rodeados por múltiples dispositivos que la emiten; los teléfonos móviles, tablets y computadores producen una longitud de onda corta que puede contribuir en la alteración del correcto funcionamiento de los ojos y, a largo plazo, generar enfermedades que pueden ser irreversibles.

De acuerdo con Yohana Chacón, optómetra de GMO, “En comparación con otros colores, la luz azul nociva emite una longitud de onda mucho más corta, generando un detrimento gradual en los ojos de las personas expuestas a este tipo de energía, causando múltiples síntomas que afectan la vida diaria de las personas” Estos efectos negativos pueden incluir los siguientes síntomas:

Fatiga de ojos: La exposición prolongada a la luz azul nociva hace que el ojo no tenga un rendimiento óptimo, lo que provoca que las personas sientan que sus ojos están cansados, haciendo más difícil el cumplimiento de sus tareas diarias.

Degeneración Macular: A largo plazo, la exposición a la luz azul nociva genera daños en la retina, ocasionando alteraciones en la visión que pueden ser difíciles de corregir.

Interrupción del sueño: La luz azul nociva puede llegar a interrumpir el reloj biológico del cerebro y afectar el ciclo del sueño. Lo que hace que las personas no recuperen la energía suficiente que gastan durante el día, dificultando el desempeño de sus rutinas diarias.

Afecta el estado de ánimo: Esta luz artificial puede tener un impacto negativo en el estado de ánimo de las personas, pues sus colores hacen que los espacios que ilumina sean muchos más fríos, haciendo que las personas se sientan tristes o desanimadas.

DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad): Esta enfermedad es una de las principales causas de ceguera en el mundo. A largo plazo, la luz azul nociva afecta de forma negativa a las células que se encuentran en la mácula, un tejido sensible a la luz situado en el fondo del ojo, que no poseen capacidad de regeneración.