Durante los últimos años, la evolución de los métodos de aprendizaje ha puesto al descubierto la relevancia que tiene la educación virtual en todo el mundo. Esto, gracias al acceso que existe a nuevas herramientas y contenidos que están muchas veces a un clic de distancia.

Frente a este panorama, el primer aspecto que se ha transformado es la relación del estudiante con su entorno académico. Es habitual la interacción con contenidos, materiales y diversos elementos que están disponibles las 24 horas del día a la espera de que el alumno se conecte, comience a adquirir conocimientos y a debatir sobre lo que llega a sus manos.

La clave está en la disciplina

De igual manera, la personalización de los procesos es un punto clave en el mundo educativo a distancia, puesto que el alumno no se pierde entre un grupo enorme de alumnos y los temas ya no se convierten en apuntes que muchas veces deforman el mensaje que el docente trata de transmitir.

En el ámbito virtual todo se transforma en resolución de dudas y creación de contenidos complementarios que permitirán sumar conocimiento y corregir sobre lo aprendido, manteniendo el compromiso del estudiante por cumplir con sus metas y proceso.

“Las plataformas de educación virtual acercan a los estudiantes a herramientas tecnológicas que antes no tenían, por ejemplo, les permite recibir contenidos interactivos para un aprendizaje más dinámico. Esa interacción es el motor para que plataformas como Canvas, innoven y desarrollen nuevas funcionalidades”, explica Gustavo Mejía, Director Regional de Canvas en Colombia.

Por todo lo anterior, para Canvas el estudiante de hoy debe ser capaz de transformar las realidades y aprovechar las bondades que la tecnología proporciona para alcanzar sus objetivos académicos. Por lo cual, debe ser:

  1. Constructor de conocimiento: Articular y establecer metas de aprendizaje personal, desarrollar estrategias que aprovechen la tecnología para lograr la exploración activa de problemas del mundo real, generar ideas y teorías para la búsqueda de respuestas y soluciones. Además de planificar y emplear estrategias de investigación eficaces para localizar información y otros recursos para sus actividades intelectuales o creativas.
  2. Colaborador global: Utilizar tecnologías colaborativas para trabajar con otros, incluyendo compañeros, expertos o miembros de la comunidad, para examinar problemas desde múltiples puntos de vista, asumiendo diversos roles y responsabilidades para trabajar eficazmente hacia un objetivo común.
  3. Pensador a través de la tecnología: Comprender los conceptos fundamentales de las operaciones de tecnología, demostrar la capacidad de elegir, utilizar y solucionar problemas de las tecnologías actuales y su capacidad de transferir sus conocimientos para explorar las tecnologías emergentes.