En la  actualidad, los álbumes de fotos físicos han sido reemplazados por Facebook e Instagram como plataformas para compartir imágenes familiares. Generalmente se priorizan momentos específicos como nacimientos, cumpleaños y vacaciones, que pueden incluir fotos de niños en ropa interior, o de bebés en pañales o en la bañera.

Según datos de una investigación regional1, desarrollada por Kaspersky Lab, en conjunto con la consultora chilena de estudios de mercado CORPA, el 41% de los latinoamericanos admite publicar una vez al mes fotografías en redes sociales de menores de edad (hijos, hermanos, sobrinos, u otros) donde aparecen con escasa ropa.

Las cifras revelan que quienes son más propensas a subir con frecuencia este tipo de contenido son las mujeres latinoamericanas, con un 46%, versus los hombres con un 35%. De quienes las suben, un 46% se encuentra entre los 25 y 34 años, seguidos por jóvenes de entre 18 y 24 años con el 38%. Muy a la par con este grupo están las personas de 35 a 50 años, con el 37%.

Para evitar dolores de cabeza y futuros mal ratos para nuestros hijos por no ser precavidos a la hora de publicar este tipo de fotografías, Kaspersky Lab ofrece cuatro consejos a los padres de familia con ocasión de la celebración del Dia del Niño:

  1. No tengas un perfil público de tus redes sociales. Si tienes un perfil público de Facebook o Instagram, estás invitando a todo el que tenga conexión a Internet a ver tus fotos. Todo el mundo tiene derecho a tener cierta privacidad online, por lo que recomendamos dar acceso a ella sólo a la gente con la que de verdad tienes contacto.

2.- No compartas las fotos de los hijos de otras personas. Los padres tienen derecho a saber quién puede ver y comentar las fotos de sus hijos. Si ellos deciden mantenerlos alejados de las redes sociales, o bien, configurar su privacidad online, están en su derecho como padres y tú no tienes derecho a hacer lo contrario.

3.- No crees un perfil para un menor de edad. Existen razones por las cuales las redes sociales exigen una edad mínima para crear un perfil, asociadas -principalmente- a la seguridad online del niño o niña. Por otro lado, se debe respetar la privacidad del menor, ya que ciertas imágenes compartidas por los padres u otros parientes, podrían causar descontento e incomodidad a futuro, o podrían ser difundidas o utilizadas por un tercero para malos propósitos.

  1. No publiques fotos de tus hijos o sobrinos en la bañera. Hay que reflexionar: no porque sean niños se deben exponer al mundo sus partes íntimas. Probablemente no haya mala intención en publicar en redes sociales la fotografía de un bebé o niño semidesnudo jugando con su patito de hule, aprendiendo a caminar o corriendo por el patio, pero no debemos olvidar que en el mundo existen personas que venden este tipo de imágenes con fines indecorosos y otros que pagan por ellas. Es importante que como adultos responsables ayudemos a preservar la privacidad de nuestros parientes más pequeños.