La emergencia sanitaria actual ha tenido resguardados y con muchas restricciones a pacientes de las denominadas enfermedades críticas. Es así como personas con problemas de tensión arterial y patologías coronarias han recibido por parte de casi todas las organizaciones de salud las recomendaciones pertinentes para sobrellevar esta coyuntura.

Sin embargo, otra población que es catalogada de alto riesgo son todos los pacientes con trastornos psicológicos y psiquiátricos, los cuales por sus condiciones no solo deben tener estrictos protocolos sino cuidados y supervisión constante para poder sobrellevar la vida en cuarentena y aún más importante: la famosa post-cuarentena.

Para la OMS existen una gran variedad de trastornos mentales que son expresados de modos diversos. En particular, se definen por la mezcla de alteraciones de la percepción, la conducta, las emociones, las relaciones y alteraciones del pensamiento. En este gran grupo se pueden resaltar los de más frecuencia como la esquizofrenia, bipolaridad, la demencia, autismo, depresión y trastornos del desarrollo.

Es por esto que la incertidumbre sobre la naturaleza y posible duración de las medidas gubernamentales para el control de la propagación del virus, así como la restricción de actividades habituales y cambio de la vida cotidiana en general, son factores necesarios a manejar con prudencia y su respectivo control por parte de pacientes con dichos trastornos y sus cuidadores. Esto debido a que estas patologías han presentado un posible incremento en el efecto psicológico al enfrentarse a la cuarentena y a las causas que emanan de la pandemia.

 “Vale la pena resaltar que en la mayoría de casos dichos pacientes están al amparo de un cuidador, el cual debe también enterarse de las recomendaciones médicas y procedimientos que existen para este tipo de personas a causa del Covid 19. En estos casos el personal de apoyo debe permanentemente contextualizar sobre la situación e instrucciones que deben ser acatadas y aplicadas por el paciente. Estos guardadores que tiene como labor el cuidado de pacientes psiquiátricos también debe de tomar medidas para su salud ya que efectos de la pandemia como la ansiedad, estrés o preocupación consiguen aumentar la sobrecarga del trabajo”, afirma Jorge Toro Rivera, Director Ejecutivo de UNips (Unión de IPS de Colombia).

Por lo anterior, patologías como estas deben estar alejadas en su entorno de factores de riesgo de recaídas o aparición de ataques; por esto es indispensable que los pacientes que presentan trastornos psicológicos y psiquiátricos mantengan un adecuado estado físico, hábitos de higiene de sueño saludable y descanso, inviertan bien el tiempo, identifiquen sus síntomas pre-crisis, sean rigurosos en el seguimiento de tratamientos farmacológicos previamente diagnosticados.