Con el ánimo de fortalecer el sentido de solidaridad de los colombianos y de contribuir desde su dimensión social a la calidad de vida de las comunidades más vulnerables del país, el Banco de Bogotá, lideró durante 2019 jornadas de voluntariado con más de 800 colaboradores para la siembra de 1.500 árboles nativos.

Mejoramiento de la planta física de instituciones educativas en Bogotá, Ibagué, Barranquilla, Cali y Dos Quebradas. Así como la intervención artística e infraestructura vial del Centro Cultural Arte y Juventud por la Paz en Soacha.

La filial del Grupo Aval, durante 2019 realizó durante tres jornadas de voluntariado la siembra de 1.500 árboles en las reservas biológicas El Encenillo en Guasca (Cundinamarca) y El Silencio en Guarne (Antioquia) en aras de contribuir a la recuperación de los bosques del país y conservación de distintas especies. Con esta actividad se lograron compensar 420.000 kg de Co2.

“Apoyamos y promovemos procesos de educación a miles de niños y jóvenes del país. Una de las formas en que realizamos este apoyo es a través de iniciativas que involucran el sentido de solidaridad de nuestros colaboradores. Son iniciativas que contribuyen a la calidad de vida de los colombianos e incentivan a su vez sentimientos de unión en nuestra organización desde el aporte social”, afirma Ana Alejandra Jiménez, Gerente de Sostenibilidad del Banco de Bogotá.

El mejoramiento de la planta física de las instituciones educativas logró beneficiar a más de 4.000 estudiantes, se realizó desde un enfoque de eco espacios que transformó la infraestructura en ambientes agradables y propicios para la comunidad educativa, a través de actividades culturales, pedagógicas y de servicio comunitario.

Instituciones educativas intervenidas:

Colegio Antonio José de Sucre – Bogotá.

Institución Nueva Esperanza. Sede la Palma, Hacienda La Miel – Ibagué.

Institución Educativa Pies Descalzos- La Playa – Barranquilla.

Colegio Nuevo Latir – Cali.

Institución Educativa Santa Isabel – Dos Quebradas, Risaralda.

A través de la implementación de este tipo de iniciativas, el Banco de Bogotá ratifica su compromiso por contribuir a la educación de los niños y mejorar la calidad de vida de los colombianos.