La Cámara de Comercio de Bogotá entregó, por segunda vez, el reconocimiento SI, otorgado a 129 emprendedores y 441 empresarios que han hecho parte de la ruta de fortalecimiento de la entidad y que cumplieron, al menos, uno de los sueños de impacto como son: innovar, exportar, incrementar ventas, aumentar la productividad, liquidez o rentabilidad, en el periodo comprendido entre enero de 2018 a octubre de 2019.

Este reconocimiento busca exaltar la labor empresarial, motivar a más empresarios y emprendedores a cumplir sus metas empresariales, gracias al programa de fortalecimiento empresarial de la Cámara de Comercio de Bogotá,  líder actual en modelos de desarrollo en Bogotá – Región y en el país.

Durante 2019, la Cámara de Comercio de Bogotá ha acompañado a 3.649 empresas en procesos orientados a potenciar su negocio, con 178.863 servicios prestados y 312.338 asistencias, logrando el cumplimiento de más de 7 mil sueños empresariales.

Juan David Castaño, vicepresidente de fortalecimiento empresarial afirmó que “Ser empresario es motivo de orgullo y reconocimiento por el aporte que hacen a la economía, al empleo y al desarrollo económico y social. Por eso, hoy estamos exaltando el esfuerzo por buscar ser más competitivos y con ello lograr una Ciudad-Región más próspera de la mano de la Cámara”.

La ruta de fortalecimiento empresarial que tiene la Cámara a disposición de los emprendedores y empresarios abarca desde la asesoría para identificar la idea de negocio, pasando por el desarrollo mismo de los negocios hasta su internacionalización. Para ello, cada emprendedor o empresario accede a cursos, talleres y asesorías; facilita la generación de contactos a través de ferias, ruedas de negocios, espacios de networking y citas comerciales, y brinda información acerca de herramientas, estudios e investigaciones, con datos comerciales y/o empresariales.

Algunos testimonios de los ganadores

Gustavo Gordillo

Ojo por Ojo:

El acompañamiento de la Cámara me ha ayudado a conocer la diversidad de productos que puedo llegar a tener, a comprender la capacidad de producción que mi empresa puede lograr y a pensar en un alcance que trasciende a lo geográfico, pues estamos en un proceso de internacionalización, en lo que no hubiese pensado antes de este proceso.

Gracias a la ruta de fortalecimiento conocí la importancia de tener una junta directiva, no solo para empresas grandes, pues me ayuda a generar más contactos, a tomar mejores decisiones, y no estar solo en mi empresa. El acompañamiento de la Cámara, con sus visitas mensuales y constante seguimiento, se ha visto representado en ventas, en capacidad de producción, en diversidad de productos y en tener una visión hacia el futuro.