Por solicitud de las Cámaras de Comercio del país, representadas en Confecámaras, y en coordinación con el Gobierno Nacional, se tomó la decisión de extender el periodo de renovación de matrícula mercantil hasta el 3 julio de 2020.

La decisión se tomó a través del Decreto 434 de 2020, con el propósito de disminuir el impacto económico en las empresas por el COVID-19, y de reducir las congestiones que podrían presentarse en las diferentes sedes de las Cámaras de Comercio, y en el transporte público debido al cumplimiento de esta obligación legal para empresarios y comerciantes que tenía como fecha límite el 31 de marzo.

La ampliación del plazo aplica para la renovación de la matrícula mercantil, el Registro Único Nacional de Entidades Operadoras de Libranza (Runeol), Entidades Sin ánimo de Lucro; Entidades de Economía Solidaria, Turismo, Veedurías Ciudadana, y los demás registros que integran el Registro Único Empresarial y Social – RUES. Para el caso del Registro Único de Proponentes (RUP), el plazo se extendió hasta el 7 de julio.

La Cámara recuerda que para realizar los trámites de registro están habilitados los canales virtuales en www.ccb.org.co.

La entidad, es consciente de las consecuencias económicas y sociales del COVID-19 para el país. Por eso, lanzó un nuevo portafolio virtual de servicios en materia de acompañamiento que contempla talleres, webinars, cursos para enfrentar esta coyuntura,  así como asesorías en materia de emprendimiento y fortalecimiento empresarial; ruedas de negocio virtuales para contribuir con una adecuada proveeduría y aprovisionamiento en estos momentos; y potencializará la plataforma virtual Bazzarbog, que tiene a disposición de las pymes para impulsar la comercialización de sus productos y servicios.

La Cámara de Comercio de Bogotá invita a los empresarios a que realicen los trámites virtuales registrales así como a utilizar los servicios virtuales gratuitos de emprendimiento, fortalecimiento empresarial y formación de la Cámara, y se apoyen en la entidad para adoptar herramientas de productividad, que aplica la Cámara hace más de cinco años, como el teletrabajo, trabajo en casa, trabajo flexible y reuniones virtuales, entre otras