Las utilidades del Grupo BBVA ascendieron a 3.667 millones de euros entre enero y septiembre de 2019, un 1,2% más que en el mismo periodo del año anterior (+0,5% en términos constantes), excluyendo la plusvalía generada por la venta de BBVA Chile en julio de 2018.

En el tercer trimestre de 2019, la entidad reportó ganancias por 1.225 millones de euros, un 6,1% más frente al mismo trimestre del año pasado

Como principales palancas, destacan el crecimiento de los ingresos recurrentes y la consolidación de la transformación digital.

El banco destacó en eficiencia y rentabilidad, así como en la fortaleza de los indicadores de riesgo y en su posición de capital. Así mismo, la entidad se mantiene a la vanguardia de la transformación digital, con impacto positivo en crecimiento, eficiencia y vinculación de clientes.

“Seguimos observando unas dinámicas positivas en nuestro negocio, con un margen neto creciendo al diez por ciento interanual en el tercer trimestre, gracias a la recurrencia de los ingresos y la continua mejora de la eficiencia. A pesar del complejo entorno macroeconómico, nuestro modelo de negocio diversificado nos permite mantener unos buenos indicadores de riesgo y una sólida posición de capital”, afirmó Onur Genç, consejero delegado de BBVA al presentar los resultados de la entidad.

Crecimiento de clientes digitales

BBVA sigue liderando la transformación digital. El número de clientes digitales ha aumentado un 17% en el último año, hasta los 31 millones, lo que representa un 55,7% del total. Dentro de este grupo, los clientes móviles han crecido un 26%, hasta los 27,6 millones, lo que supone un 49,7% del total, muy cerca ya del umbral del 50% marcado como objetivo para este año.

Por último, las ventas digitales del banco representan el 58,9% del total de unidades vendidas, y un 44,8% si se miden en términos de valor económico, un porcentaje que se espera que supere el 50% a lo largo de 2020.