Por: Jessica Mutis (jessica.mutis@yahoo.com).

A la hora de pensar en las vacaciones, siempre buscamos sitios que nos ayuden a relajarnos y a descansar, en la medida de lo posible, lejos del ruido y la contaminación habitual de las ciudades grandes donde nos vivimos el día a día.

Pero a la hora de elegir ese destino ideal, no siempre buscamos sitios diferentes, pues nos limitamos a los mismos destinos tradicionales que nos recomiendan las revistas, radio o televisión. Sin embargo, esforzarnos un poco más por descubrir nuevos lugares vale mucho la pena.

Hoy en día son muchos los hoteles todos incluidos, donde se reciben montones de personas y donde realmente nadie sabe quién es el huésped, sus horarios de vuelo o las preferencias que tiene a la hora de la comida. Es por esto que hoy en día la tendencia a nivel mundial son los hoteles boutique.

Se trata de hoteles pequeños donde la atención es personalizada, por lo que sus huéspedes no dudan en pagar un poco más, ya que se sienten muy bien atendidos y realmente reconocidos por el personal e incluso otros visitantes del hotel.

Y a la hora de buscar nuevos sitios para pasar momentos agradables en familia o pareja, estos hoteles son los ideales. Recientemente tuve la oportunidad de conocer Coraline Island, ubicado en las Islas del Rosario. Para llegar es necesario salir desde Cartagena, en un bote del hotel que sale a las 8.30 am todos los días del año.

Se trata de un hotel privado, con sólo 7 habitaciones y dos bungalows. Aunque hay habitaciones con vista a la playa, se trata de una pequeña isla privada, donde todo dos los rincones permiten ver el mar.

En un sitio donde todos los detalles son bien cuidados, claramente la experiencia gastronómica no puede quedarse atrás. Su chef es francés y la comida incluye sabores tropicales deliciosos. El restaurante se encuentra ubicado frente al mar, entre árboles llenos de pájaros, quienes están dispuestos a cantar y a acompañar a los huéspedes en cada comida y por qué no, comer algo ellos también en cualquier descuido.

La atención del personal es maravillosa. Saludan a los huéspedes por su nombre, están pendientes de horarios de vuelo y de preferencias gastronómicas de los comensales. No en vano ganaron el premio de Trip Advisor a la mejor atención. Siempre están sonriendo y se esmeran por dar lo mejor de sí a sus visitantes.

El hotel Coraline Island en las Islas del Rosario, es ideal para parejas, recién casados o personas que realmente quieran un escape de todo el mundanal ruido. Eso sí, asegúrense de llevar una excelente compañía y nunca se arrepentirán de una experiencia tan hermosa. Un lugar al que seguro, querrán volver muy pronto.