Se acerca la navidad y los temas de las novenas, los regalos y las fiestas hacen que los padres dejen solos en casa a sus hijos, menores de edad, frente a computadores, tablets y celulares, con los peligros digitales que esto conlleva.

Andrés Guzmán Caballero, Director de la Maestría de Protección de Datos de la Universidad Sergio Arboleda y Abogado especializado en Derecho y Tecnología, comparte aquí 5 consejos para que, en esta temporada, los pequeños no sean víctimas de ataques como el sexting, el grooming o el ciberacoso:

1. Absténgase de permitir que sus hijos realicen compras navideñas en línea sin su supervisión y de igual manera, nunca les entregue el acceso a sus tarjetas de crédito. El acompañamiento en las compras online le ayuda a usted como padre a identificar amenazas como la exposición del niño a contenido explícito e incluso el pago de sobornos, para advertirle lo que es correcto y lo que no en la red.

2. Si usted ha permitido que su hijo maneje redes sociales, de común acuerdo con él, ingrese a la configuración de privacidad y asegúrese de limitar las interacciones con desconocidos. En estas fechas de navidad y fin de año, los delincuentes aprovechan la oportunidad para atrapar a los menores por medio de mensajes navideños supuestamente amistosos o promociones de video juegos y juguetes.

3. Evite exagerar con las restricciones y mantenga una comunicación abierta. La interacción con las redes sociales hace parte del entorno actual, por eso, más que prohibir, es más importante acompañar y enseñar, cuáles son los beneficios y los riesgos que conlleva este relacionamiento en entornos digitales. Explíqueles por ejemplo las razones por las cuales no debe hacer click en todos los enlaces que encuentre, por qué no debe diligenciar formularios ni entablar conversaciones por chat con desconocidos o compartir fotos a través de estas plataformas.

4. Como adulto, no olvide que incluso en estas épocas navideñas los niños siguen en contacto virtual con compañeros de colegio, amigos, profesores y familiares. No baje la guardia, monitoree con permanencia estas interacciones y advierta al menor que sus acciones en línea generan reacciones que pueden tener trascendencia en la vida real y en su entorno social. Muy importante advertirle que nunca acepte a desconocidos como amigos, nunca acepte reunirse a solas con cualquier adulto y que nunca comparta fotos que pudieran avergonzarlo con él mismo o con su familia.

5. Si comparte dispositivos con sus hijos, sea responsable con las páginas que usted visita o sigue. Recuerde que los algoritmos de los buscadores y las redes sociales recomiendan contenidos relacionados con sus interacciones como adulto. Evítese sorpresas, cuestionamientos y preguntas incomodas de sus niños.