Los hoteles boutique vienen en todas las formas y tamaños, desde lo moderno a lo retro. Algunos son escondites relajados y aislados, mientras que otros están ubicados para ver y ser visto. Algunos ofrecen servicios completos con todos los servicios bajo el sol y otros se centran en hacer algunas cosas realmente bien y dejar el resto para que usted lo descubra en  la ciudad.

El objetivo de los hoteles boutique es crear un mundo único para los visitantes con una atención personalizada a la hospitalidad. Normalmente son hoteles independientes con un número significativamente menor de habitaciones que las grandes marcas o los lujosos resorts, pero incluso grupos hoteleros como Marriott, Thompson y W están respondiendo a esta tendencia de hoteles con experiencias de boutique eclécticas propias.

Miami es una ciudad privilegiada para estancias de hoteles boutique, con una colección de propiedades repletas de carácter y variedad. Aquí están algunas de las boutiques más dinámicas y únicas en Miami.

El 18 rooms de Sense Beach House  está ubicado en el tranquilo y residencial vecindario SoFi de South Beach. Este hotel boutique está diseñado para que usted se sienta como si estuvieras registrándose en la casa de la playa de un amigo durante el fin de semana, pero con un toque de glamour incluido, pues está decorado con tonos suaves de azul y mesas de madera blancas. Además tiene estantes llenos de objetos y curiosidades náuticas y libros de tapa dura, el ambiente del vestíbulo es más fresco que el neón de South Beach.

Por otra parte, el restaurante del hotel boutique  Local House  es uno de los favoritos entre los lugareños. Esto se debe  a que sirve comida fresca y baja en calorías (piense en camarones, croquetas de queso de cabra y truchas de lago) además, cuenta con un encantador patio frontal y con una sala de juegos, tablas de remo de uso gratuito y una hermosa piscina en la azotea con vistas al océano al otro lado de la calle.

Así mismo, está el completamente renovado, Circa39. Este es el nuevo hotel  de la cuadra de Collins Avenue, frente a la playa. Con una bonita estética de diseño bohemio, el hotel de 97 habitaciones ofrece una estancia acogedora y elegante.