Con 35.396 metros cuadrados, 42 pisos y un robusto portafolio de servicios que van desde Spa, bares, piscinas con vistas infinitas al Mar Caribe, gimnasio y restaurantes entre otros, Hyatt Regency Cartagena culmina 36 meses de operación en este 2019, destacándose como uno de los mejores hoteles de la capital del Caribe y del país.

El balance que reporta el hotel para sus primeros tres años de operación incluye la recepción de más de 260.000 huéspedes al año, reportando en lo que va de 2019 un 68% de ocupación extranjera y 32% de huéspedes nacionales, atendidos por los 249 colaboradores con los que cuenta el hotel.

“Las cifras que hemos alcanzado en estos años reflejan una ocupación superior a la media nacional, lo que ha supuesto un incremento anual del 10%, crecimiento sostenido que prevemos mantener para el 2020”, asegura Sarah Valencia, directora de ventas y mercadeo de Hyatt Regency Cartagena.

Ubicado a tan solo 10 minutos del centro histórico de la ciudad, Hyatt Regency Cartagena se ha convertido en el escenario ideal para empresarios y turistas. Su Aqoral Spa, ha tenido la oportunidad de atender a más de 9.000 visitantes que han optado por una amplia gama de tratamientos de autor inspirados en la cultura caribeña.

El hotel abrió sus puertas en el 2016 y con esta apertura, se dio inició a la presencia de Hyatt Hotels Corporation en el territorio nacional, consolidando hoy en día tres hoteles: Hyatt Regency Cartagena, Grand Hyatt Bogotá y Hyatt Place Bogotá/Convention Center, estos últimos ubicados en la capital del país.

Según Sarah Valencia, este plan de crecimiento responde a las oportunidades en materia de turismo que viene presentando Colombia en los últimos años, y a la gran acogida que ha tenido Hyatt Regency Cartagena desde su apertura.

Su infraestructura, decoración, las piscinas con vista infinita al mar y la cultura de brindar siempre la mejor atención posible hacen de este lugar, uno de los espacios más sofisticados y solicitados por locales y visitantes de todo el mundo. Sus restaurantes Kokaú y Amacagua han servido a más de 750.000 comensales, que en estos tres años han sido testigos de los mejores sabores de la gastronomía caribeña.