Manuelita, a través de su filialsucro-alcoholera Valedo Paraná, es el primero entre 370 productores de etanol en Brasil en alcanzar al 100%del área cultivada en caña de azúcar, la certificación de sostenibilidad RenovaBio.

Esta certificación acredita su proceso de fabricación sostenible de etanol, y le otorga una calificación de eficiencia energética.

Por cada tonelada de CO2 que deje de emitir, RenovaBio otorgará un CBio, el cual se podrá tranzar en el mercado de bonos de carbono en Brasila partir de enero del 2020.

“Alcanzar la certificación RenovaBio es un sello de garantía para nuestros clientes en Brasil y a nivel internacional, al acreditar que nuestros procesos de fabricación cumplen con los más altos estándares de sostenibilidad ambiental”, afirma HaroldEder, presidente de Manuelita.

Para alcanzar esta certificación, Vale do Paraná demostró que cumple con todos los criterios exigidos por la Política Nacional de Biocombustibles de Brasil para evaluarla eficiencia energética y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

La misma también verifica que no exista deforestación en las zonas de cultivo de caña de azúcar, y que todas las áreas en producción son aptas para ser cultivadas.

“RenovaBio ratifica nuestro compromiso de entregar al mercado productos de alta calidad, amigables con el medio ambiente”, agregó Eder.