La economía colombiana crecerá un 3,2% en 2020 y un 3,5% en 2021, continuando la senda de recuperación mostrada en los años anteriores, según se desprende del informe ‘Situación Colombia’ del BBVA.

“El balance de crecimiento es mejor en 2020 y 2021 frente a 2019. En 2020, el desempeño de la economía estará marcado por la inversión, con un crecimiento de 5,0%, más que lo estimado al cierre de 2019, cuando se debió ubicar en 4,1%.”, afirmó Juana Téllez, economista jefe de BBVA en Colombia.

A nivel sectorial, la construcción de edificaciones liderará el crecimiento en 2020 y 2021, luego de un par de años de bajo desempeño, al dar una vuelta de 180 grados y pasará de una contracción a una expansión de 5,5% motivada por el buen comportamiento en la vivienda de interés social y una estabilización en el comportamiento de los demás grupos de vivienda.

Asimismo, se espera un buen comportamiento en sectores como el comercio y servicios a empresas, entre otros. No obstante, según comenta el análisis, los sectores transables como industria y minería, siguen rezagados, en especial por el débil comportamiento del crecimiento global y las exportaciones colombianas.

“En el frente externo, comenzamos a observar en 2021 alguna recuperación paulatina en las exportaciones reales, sin embargo seguirán creciendo por debajo del PIB. Por otra parte, la moderación en el crecimiento del consumo y de la inversión en maquinaria y equipo ayudarán a reducir la presión de las importaciones sobre la economía, ello permitirá una moderación del déficit externo a 3,9% del PIB en 2021, no obstante, el aporte de la demanda externa al PIB continuará siendo negativo”, agregó Téllez.

Incertidumbre global y los desbalances de la economía presionan al tipo de cambio

En cuanto al mercado cambiario, de acuerdo con el análisis hecho por BBVA Research, el tipo de cambio se mantendrá en niveles elevados, en promedio en 3.271 pesos para 2020, similar al valor medio de 2019  que se ubicó en 3.281 pesos, lo que implica una apreciación de 0,3% en el año, luego de haber registrado una depreciación del 11% en 2019.

En lo que corresponde al comportamiento de la inflación, BBVA Research estima que se moderará en 2020 y 2021, cerrando en 3,4% y 3,2%, respectivamente, como consecuencia de una reducción de la inflación de los alimentos, la moderación de la depreciación y la finalización de algunos choques de oferta que afectaron el comportamiento del indicador en 2019.

“Para este año estimamos que la inflación anual se mantenga elevada, en torno al techo del rango meta hasta el mes de marzo, para luego comenzar a descender hasta cerrar el año en 3,4%. Entre los riesgos que enfrenta la inflación de cara a 2020 están una mayor transmisión de la depreciación del tipo de cambio, el efecto del incremento del salario mínimo para este año, y posibles ajustes represados a medida que la demanda mejore”, señaló Téllez.