La confusión, el pánico y la desinformación se apoderaron el pasado viernes 22 de noviembre de buena parte de los conjuntos residenciales de Bogotá, como respuestas de las movidas sociales gestadas en nombre del llamado a Paro Nacional del día anterior.

Al respecto, Omar Cortés, gerente de Edifito.co-  empresa especialista en comportamiento de propiedad horizontal- asegura que la desinformación es la causa que detona las convulsiones vecinales internas.  Explica el experto que los residentes tienen que manejar un solo esquema de comunicación liderado por la administración del edificio, quien debe tener información privilegiada y veraz.

Cortés asegura que, en momentos de disturbios sociales es necesario actuar a partir de dos vías:

  1. Es necesario e imprescindible que el condominio cuente con un software de gestión que le permita estar comunicado con todos los residentes del lugar. Con Edifito.co la administración puede enviar un mensaje masivo en tiempo real, poniendo en conocimiento de todas las eventualidades del momento, su veracidad y la manera de actuar. Todos tienen que manejar un solo mensaje.
  2. Todos los conjuntos residenciales deben contar con una empresa de seguridad seria, que en casos de emergencias sepan activar las consignas de seguridad adecuadas (llamar a los cuerpos de seguridad, seguir adecuadamente las instrucciones de emergencia, estar alineados con los mensajes del administrador).

Hasta dónde llega la injerencia de los vigilantes

Es necesario que la ciudadanía sepa hasta dónde llega la injerencia de los vigilantes de su conjunto ante hechos vandálicos en masas.

Cortés explica que los celadores- empleados de empresas de seguridad que deben cumplir con una serie de requisitos legales para poder funcionar y ejecutar labores de seguridad- tienen la obligación de velar por la seguridad del conjunto residencial, estableciendo estrategias internas que van desde la custodia y control de acceso en porterías y vigilancia continua alrededor y dentro de los edificios o interiores.